Mariano Rajoy
Mariano Rajoy se dirige a los medios. Agencias

"El crédito político no se recupera porque se cambien cuatro ministros", ha dicho Rajoy a tenor de los nombramientos de nuevos ministros al frente de Cultura, Sanidad y Vivienda, y el cambio de Elena Salgado a Sanidad.

"¿Por qué pintó un panorama tan idílico en el debate sobre el Estado de la Nación?", se preguntó el líder popular, ligando la cercanía de la sesión parlamentaria y la crisis de Gobierno.

Rajoy tachó de "operación cosmética, de imagen", la decisión de Zapatero de relevar a varios ministros

Rajoy tachó de "operación cosmética, de imagen, que además llega tarde", la decisión de Zapatero de relevar a varios ministros.

"¿Qué van a hacer en los tres o cuatro meses que quedan de legislatura?" 

Para él, el problema "no son las personas, sino un presidente en el que se pueda confiar".

Por lo tanto, el cambio "no resuelve la debilidad del Gobierno, con un proyecto político agotado".

Rajoy destaca que las carteras con relevo no son las más importantes.

El cambio no resuelve la debilidad del Gobierno, con un proyecto político agotado

Desde su punto de vista, no tiene sentido elogiar el trabajo de los ministros, por ejemplo la de Vivienda, y "relevarla al día siguiente". 

Los cambios afectan a Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, quien será relevado por Elena Salgado, hasta ahora ministra de Sanidad.

A su vez, su puesto será ocupado por el científico Bernat Soria.

El director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, se colocará al frente del Ministerio de Cultura.

Además, Carme Chacón sustituye a María Antonia Trujillo al frente de Vivienda.