El bullying o acoso escolar estará más vigilado en los colegios de Vigo a partir del próximo curso. Según anunció ayer la Subdelegación del Gobierno, desde el mes de octubre la Policía controlará los centros educativos para evitar y reducir los casos de violencia en el ámbito escolar.

La medida afectará a los 130 centros que hay en la ciudad y los agentes patrullarán los alrededores de los colegios. No lo harán por el interior, porque, según la Subdelegación del Gobierno, « la mayor parte de los casos de bullying se producen en el entorno, porque dentro los niños saben que están más controlados».

Esta medida se enmarca dentro del Plan director para la convivencia y mejora de la seguridad escolar, y ya se experimentó en cursos pasados en colegios de Navarra y Cantabria. Su objetivo es coordinar a padres, profesores y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para luchar contra este problema.

La Policía destinará a este cometido los mismos agentes que actualmente tienen como misión el control del trapicheo en los colegios. De esta forma, al mismo tiempo que se disuade el tráfico de drogas en el entorno escolar se procurará también erradicar la violencia. Ahora bien, si los responsables del centro tienen un caso concreto de bullying, podrán solicitar a la Policía un control especial para eliminarlo.

En el caso de las drogas, el control policial ha servido para que, en sólo un año, más del 80% de los colegios de Vigo haya conseguido eliminar a los traficantes de su entorno.

Más agentes  para la ciudad

En un plazo de cuatro años, Vigo contará con 100 agentes más de la Policía Local. En la actualidad la plantilla está formada por unos 340, un número calificado ayer como «bajo» por el alcalde, Abel Caballero. Todavía no se ha establecido una fecha concreta para la celebración de las oposiciones. La medida más inmediata ha sido retirar la vigilancia de la Alcaldía en Areal, lo que supondrá un incremento de un 10% de agentes en la calle.