Malú ‘desafía’ a Alboraya
Malú ya sabe lo que son las mieles del éxito a los 25 años y es una de las solistas con más seguidores en España.
Malú (María Lucía Sánchez) arrasa; es así. Pocos artistas en este país pueden decir que agotan las entradas varios días antes de sus conciertos en muchas plazas nacionales, pero esta cantante es una de ellas.

En esta ocasión, los valencianos tienen la oportunidad de verla, y gratis, en las fiestas de Alboraya. Hasta aquí trae la madrileña su gira Desafío 2007. Hoy, a sus 25 años, puede decir que conoce bien el mundo de la música, al que llegó de la mano de Alejandro Sanz.

Desde que debutó, en 1999, no ha parado ni un segundo. Siete discos en ocho años y todos han estado siempre en lo más alto de las listas de ventas. El último, Desafío, ya ha superado el disco de platino, con más de 80.000 copias. Toda una hazaña en los tiempos que corren. De hecho, seguir en primera línea de la música es todo un desafío que ella parece superar con creces. Desafío es un álbum diferente en la carrera de Malú. Más acústico, más intenso, menos adornado, menos barroco. Fue grabado en Madrid y Londres y todo el proceso contó con la implicación total de Malú, desde la selección de canciones hasta la producción, con Mauri Stern y Graeme Pret.

En este séptimo trabajo (sexto de estudio), aunque no reniega de las baladas y los medios tiempos, Malú se vuelve más rockera, más dura, lo que se comprueba en sus dos primeros sencillos, Si estoy loca y No voy a cambiar. En este último, incluso hace una aproximación a la ranchera incluyendo un coro de mariachis en el estribillo. La cantante protagoniza el vídeo de este sencillo junto con el actor Alejandro Tous, de la serie Yo soy Bea.

* Espai Firal de Alboraya (junto al Polígono Industrial). Sábado, a las 23.00 horas. Gratis.

Empezar con muy buen pie

María Lucía Sánchez lleva la música en la sangre. Hija de Pepe de Lucía y sobrina de Paco de Lucía, esta madrileña cuenta ya con 10 años de carrera y sólo 25 de edad.

Se puede decir que la carrera de María Lucía Sánchez (hija de Pepe de Lucía y sobrina de Paco de Lucía), a la que llamaban Malú desde muy pequeña, empezó con buen pie. Comenzó con tan sólo 15 años; en una fiesta en su casa se puso a cantar y el productor Jesús Yanes, sorprendido por su talento, la presentó a la casa discográfica Pep’s Records. A partir de ahí, editó su primer trabajo, titulado Aprendiz, apadrinado por el mismísimo Alejandro Sanz. En un mes el álbum pasó de ser disco de oro a triple platino, para acabar superando las 400.000 copias.