El secretario de la Asociación de Archiveros de la Iglesia de España, Isidoro Miguel García, ha defendido que el valor de los archivos eclesiástico es tal que "sin archivos parroquiales no se explica la historia de ningún pueblo".

En declaraciones a los medios de comunicación, previas a la inauguración del XXIX Congreso de Archiveros de la Iglesia en España, este martes, Miguel García ha asegurado que los libros sacramentales "son muy interesantes porque nos facilitan muchos datos sociológicos", así como que "sin consultar el fondo de fábrica de Catedral de La Seo, no se pueden explicar ni el retablo mayor, ni los grandes artistas o arquitectos que participaron".

Por su parte, el presidente de la comisión episcopal del patrimonio cultural de la Iglesia y obispo de Ávila, Jesús García Burillo, ha coincidido en destacar la "importancia de estos archivos", puesto que "conservan toda la historia de fieles y da sentido a la sociedad".

Asimismo, ha subrayado que es "un elemento valiosísimo, no sólo como recuerdo, sino también como un impulso para mantener el futuro en la línea de fe que ellos cuidaron y ahora nos toca cuidar a nosotros".

Esta vigésimo novena edición del Congreso de Archiveros de la Iglesia en España, que acogerá la archidiócesis de Zaragoza hasta el próximo jueves 17 de septiembre y donde están representados todos los archiveros de la Iglesia en España, con alrededor de 70 participantes, gira en torno a la temática de los 'Milagros y hechos prodigiosos en los archivos de la Iglesia'.

"Son unas jornadas muy intensas donde se va a poner en valor la riqueza que atesoran nuestros archivos, fruto de la fe, que se ha hecho historia y literatura", ha comentado el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, quien ha añadido que "Zaragoza se siente orgullosa, y la diócesis tiene una gran alegría y honor de recibirles".

En este sentido, ha subrayado que tanto los archivos de la Basílica del Pilar, con "uno de los mejores" archivos de música del siglo XVII, como los de La Seo, que "tiene más de 500 incunables y códices", hacen de las bibliotecas de Zaragoza, tanto eclesiásticas, como civiles, "una de las mejores de España".

PROGRAMACIÓN

En el Congreso se presenta la obra del secretario de la Asociación de Archiveros de la Iglesia de España, Isidoro Miguel García, de la diócesis de Zaragoza, "en el tercio central del siglo XVI", donde se habla del pontificado del arzobispo y "último arzobispo aragonés que hemos tenido", Hernando de Aragón, que fue "nieto de Fernando el Católico y primo hermano de Carlos V, y mecenas de La Lonja, La Cartuja, la ampliación de La Seo y protector de Jerónimo Zurita".

Se ha escogido Zaragoza para esta edición del Congreso porque "celebramos el 1975 Aniversario de la llegada de la Virgen del Pilar y el 250 Aniversario de la Construcción de la Santa Capilla", ha detallado Miguel.

En cuanto a los actos previstos, ha destacado el concierto de órgano a cuatro manos de este martes por la tarde, en la Seo y la visita de este miércoles a la capital oscense, para ser recibidos por el alcalde de Huesca, Luis Felipe, "donde haremos un homenaje, en la catedral de la ciudad, al obispo que más ha trabajado por la comisión de patrimonio de la Iglesia, Damián Iguacen, que tiene cerca de 100 años".

Entre los ponentes hay profesores de la Universidad de Zaragoza, como Asunción Blasco y Pilar Pueyo Colomina, también intervendrán, desde Daroca, para hablar de Milagro de los Corporales y la representante del archivo de la Congregación para las causas de los santos, que viene del vaticano, Simona Durante. El último día "coronamos" el Congreso con una excursión al Monasterio de San Juan de la Peña y la Catedral de Jaca, ha concluido Miguel García.

REFUGIADOS

En alusión a la acogida de refugiados, el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, ha afirmado que "ha habido dos jornadas de reflexión" con distintas organizaciones, como Cáritas, Manos Unidas, Gesto Diocesano o CONFER "para estar abiertos a la acogida de inmigrantes y refugiados".

Así, ha declarado que están dispuestos a colaborar con las instituciones civiles porque "estamos para ayudar y porque son hermanos, siempre estamos trabajando para ellos a través de Cáritas diocesana y las parroquiales".

Igualmente, ha insistido en que aunque aún "no se sabe cómo" se hará, "se quiere una acogida generosa y ordenada" y muestran una disponibilidad total "no sólo por humanidad, sino también por fe".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.