El Grupo Municipal Popular ha dicho recibir con "estupor e impotencia" la confirmación del rechazo, por parte del gobierno PSOE-Ganemos, a la subvención de 800.000 euros que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo concedió a la capital para convertirla en una ciudad inteligente.

En nota de prensa, los 'populares' han asegurado que de este modo se cumple "la fuga de la inversión a otra ciudad, todo parece indicar que será a Valdepeñas", que también optó a la convocatoria, pero obtuvo menos puntos que Ciudad Real.

Consideran "un despropósito que cualquier gobierno que quiera lo mejor para sus vecinos renuncie a que la ciudad mejore y este proyecto se quede ahora en agua de borrajas sólo por una decisión partidista y que carece de justificación creíble, ya que la cantidad que debería aportar el Ayuntamiento para su desarrollo irá destinada a comprar material de construcción".

Han recordado que el convenio que en su día firmó la alcaldesa Rosa Romero contó en Pleno con el apoyo de los dos grupos políticos que hoy lo rechazan, pero a pesar de que el departamento de intervención ya tenía consignada la cantidad presupuestaria que debía aportar el Ayuntamiento.

Contratos del ayuntamiento

Por otra parte, desde el Grupo Popular han asegurado que los contratos vigentes que mantiene el Ayuntamiento con empresas, siempre se han realizado bajo la supervisión de técnicos municipales y tras los estudios de viabilidad pertinentes, por lo que califican de "pantomima" el anuncio realizado por el equipo de Gobierno de estudiar los contratos y de "cortina de humo" para intentar "tapar los excelentes resultados económicos arrojados por la auditoría que reflejan la buena gestión realizada por el anterior equipo de Gobierno del PP".

"Ahora parece que se sorprenden de que haya contratos con un vencimiento a largo plazo, cuando ellos han tenido a su disposición toda la documentación y toda la información referente a los mismos. Si no conocían las condiciones técnicas de los contratos, sólo es achacable a su falta de diligencia y a su dejadez en su trabajo como oposición en las anteriores legislaturas", han denunciado.

Por ello, han acusado a los partidos de Gobierno de "engañar al electorado" pues hablaban de la remunicipalización de los contratos, cuando "debían saber que contractualmente era imposible".