El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha asegurado este martes durante su intervención en el Nueva Economía Fórum que no es ni independentista ni catalanista: "No soy independentista, en absoluto, no es ese mi problema".

Así se ha pronunciado Ribó tras su ponencia, ante las preguntas de los asistentes sobre las "insinuaciones" que le señalan como catalanista e independentista". Al respecto, ha recordado que nació en Cataluña pero no se ha definido "nunca" de ese modo, aunque lo respeta y sabe de compañeros que lo defienden. "A mi me parece bien, pero no lo soy", ha recalcado.

"No lo soy —ha continuado— porque conozco muy bien las comarcas de Cataluña y las comarcas de aquí (de la Comunitat Valenciana) y por eso he escogido vivir aquí, lo he decidido personalmente y hace sólo 50 años que decidí vivir aquí; y aquí me he quedado".

Así, ha asegurado que tiene "muy claro" que quiere vivir en esta tierra, que le "gusta". "Yo no soy catalanista, lo que pasa que nací en Cataluña", ha incidido, para pedir "que no se empeñen en esa historia".

Ribó ha asegurado que es "valencianista" y peleará "para normalizar uso del valenciano, potenciar la cultura, el autogobierno, para tener una buena financiación e inversiones, pero ahí se ha acabado. Que no se empeñen, no lo van a conseguir, no soy de ese mundo".

"las alfombras las estamos limpiando"

Asimismo, durante el evento, en el que ha sido presentado por la vicepresidenta de la Generalitat, Mònica Oltra, y al que ha asistido el presidente, Ximo Puig, Ribó ha realizado un repaso de sus propuestas y prioridades de gobierno durante sus primeros cien días al frente del ayuntamiento, tras un traspaso de poderes que ha recordado como "normal" porque fue "muy floja".

Respecto a la situación económica que se encontró, ha explicado que la parte de las deudas la conocían, pero hay cuestiones que no sabían. "La situación es grave, pero la tenemos controlada en aquellos aspectos del ayuntamiento", ha dicho, para agregar que no es así en los consorcios que no dependen en su totalidad del consistorio, sino que también está presente el Estado.

El primer edil ha asegurado que están "limpiando todas las alfombras" y "de vez en cuando aparecen determinadas cosas" que a veces no cuentan pero que irán poniendo de manifiesto. Ha recalcado que aunque tampoco han entrado "con la obsesión de ver qué pasa con las alfombras" porque el primer objetivo es que el ayuntamiento funcione.

Preguntado por algún ejemplo, ha dicho que al revisar algunas fundaciones se han encontrado con "personas con relaciones familiares que aparecían poco", una manera de trabajar que le recuerda, según ha deslizado, "a la de alguna empresa de la Diputación".

La herencia de barberá,

"una espada de damocles"

Ribó ha comenzado su ponencia lamentando que la deuda supone el 93 por ciento del presupuesto municipal actual y se destinan 10 euros a su pago por cada cuatro euros de inversiones. Además, ha agregado, la deuda del Consorcio Valencia 2007 supera los 420 millones y la del Consorcio Parque Central los 115 millones, mientras que la de Feria Valencia asciende a 700 millones, avalados por la Generalitat.

Así, ha manifestado que la herencia de Rita Barberá a nivel económico "no es para tirar cohetes" y supone "una espada de Damocles" que condicionará la actividad en los próximos años.

Ha recordado que en agosto refinanciaron casi el 50 por ciento de la deuda y esto, complementado con 30 millones de deuda adicional, permitirá "pagar las facturas de otros ejercicios". De cara a 2016 el objetivo es reducir el gasto financiero y aumentar las inversiones y mejorar los servicios básicos.

Ordenanzas fiscales

Ribó ha señalado que el equipo de gobierno trabaja en las ordenanzas fiscales para 2016, con la apuesta de congelar el IBI residencial y el resto de grandes impuestos, así como aumentar las desgravaciones en automóviles y viviendas por razones medioambientales, desgravaciones por rehabilitación de vivienda o incrementar el IBI para grandes negocios.

Asimismo, ha hecho hincapié en su "desacuerdo con las inversiones estatales" previstas en los Presupuestos Generales del Estado de 2016, concretamente las de los ministerios de Cultura y de Fomento. En el primer caso, ha calificado de "broma de mal gusto" los 171.000 euros para el IVAM comparados con los 36,6 millones del Reina Sofía, o los 500.000 del Palau de les Arts frente a los 9,5 millones del Teatro Real.

Respecto a Fomento, ha lamentado que el Parque Central "continúa sin un proyecto claro y sin cantidad presupuestaria" y ha lamentado que el balance "es claramente frustrante" porque Valencia es la tercera ciudad del país "y eso no se refleja ni en financiación ni en inversiones".

Precisamente sobre el Parque Central, ha indicado que el consistorio está dispuesto a "poner recursos para empezar a trabajar" pero ha remarcado que esto no sólo depende de él y el Ministerio de Fomento mantiene "una actitud muy negativa".

Recuperar contratas y pgou

Ribó también ha abogado por recuperar unos servicios públicos "dignos", ante el nivel "muy elevado de privatización", para conseguir "reequilibrar la situación" en ámbitos como la movilidad, el deporte o la educación infantil.

Asimismo, ha recordado que trabajan para acabar con el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y para que no se pueda usar la huerta "como solar para cualquier plan urbanístico", sino que esta actúe como "franja verde" de la ciudad.

FALLAS

Por otra parte, el alcalde también se ha referido a las fiestas populares, y especialmente a las Fallas, para dejar patente su intención de trabajar "incansablemente" para que sean Patrimonio de la Humanidad, con medidas como la "dignificación" del Museo Fallero o consiguiendo que los medios "le presten la atención que se merecen".

En este sentido, ha apuntado que el primer objetivo es que las Fallas "aparezcan a un nivel razonable" en TVE, como los Sanfermines.

Consulta aquí más noticias de Valencia.