Un policía libre de servicio logró el pasado viernes detener a una mujer a la que sorprendió cuando presuntamente estaba junto a dos personas más tratando de acceder a su domicilio para robar. El agente estaba en ese momento en la vivienda cuando oyó ruidos en la puerta y, al ver por la mirilla, descubrió a los supuestos ladrones, según ha informado la Policía en un comunicado.

Un guardia civil, también franco de servicio y vecino suyo, le ayudó a reducir a la arrestada. Los hechos se remontan al pasado viernes cuando el agente se encontraba en su domicilio junto con su hijo y, en un momento dado, comenzó a escuchar ruidos provenientes de la puerta de acceso de su residencia.

Cuando el policía se acercó a la mirilla para comprobar lo que sucedía pudo ver a tres personas manipulando la cerradura de la puerta, dos mujeres y un hombre. Al identificarse como policía, los tres escondieron apresuradamente las herramientas en un bolso y emprendieron la huída escaleras abajo.

Tras perseguir a los presuntos ladrones, el agente logró alcanzar a una de ella en una de las zonas comunes del edificio, momento en el que sus acompañantes trataron inútilmente de tirar de la joven, de 23 años, para liberarla.

Ante esta situación otro vecino, un guardia civil también fuera de servicio, salió al paso para ayudar al policía y entre ambos lograron reducir a la mujer. La investigación continúa abierta ante la posible identificación y arresto de las otras dos personas implicadas. La detenida, una vez oída en declaración en dependencias policiales, ha sido puesta a disposición del juzgado de Instrucción de guardia de Alicante.

Consulta aquí más noticias de Alicante.