Corea del Norte
Fotografía suministrada por la Agencia central de noticias norcoreana (KCNA) que muestra al cohete Unha-3 siendo lanzado en diciembre de 2012 de la Estación de Lanzamiento de Satélites de Sohae en Cholsan (Corea del Norte). EFE

Corea del Norte anunció este martes que ha comenzado a operar de nuevo el reactor nuclear de Yongbyon, considerado la principal fuente de plutonio del régimen de Kim Jong-un para abastecer a su programa de desarrollo de armas nucleares.

"Todas las instalaciones nucleares en Yongbyon, incluyendo la planta de enriquecimiento de uranio y el reactor moderado por grafito de 5 megavatios, se han reorganizado, cambiado o reajustado y han comenzado a operar con normalidad", anunció el director del Instituto de Energía Atómica norcoreano, en un comunicado emitido por la agencia estatal KCNA.

El Gobierno de Corea del Sur advirtió por su parte este martes de que el próximo lanzamiento de un satélite anunciado por Corea del Norte supondría una "grave provocación" y violaría las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que prohíben al régimen de los Kim lanzar proyectiles de largo alcance.

El lanzamiento será "una grave provocación, una amenaza militar y una violación de las resoluciones de la ONU que prohíben a Corea del Norte cualquier acción relacionada con tecnología de misiles balísticos", afirmó un portavoz del Gobierno surcoreano en una sesión informativa.

Pedimos a Corea del Norte que evite las acciones provocativas y que cumpla estas resoluciones Corea del Norte anunció este martes que está finalizando los preparativos para poner en órbita al espacio "un nuevo satélite de observación de la Tierra para el pronóstico del tiempo y otros propósitos", según indicó el director de la agencia espacial del país (NADA), sin especificar una fecha concreta.

La operación requiere disparar un cohete de largo alcance, por lo que EE UU y otros países interpretan que este tipo de acciones de Corea del Norte son ensayos encubiertos del lanzamiento de un misil intercontinental. 

El portavoz de Defensa de Seúl aseguró que "Corea del Sur y Estados Unidos están colaborando estrechamente para mantener la preparación ante cualquier posibilidad", en relación al anunciado lanzamiento norcoreano. En todo caso, especificó que de momento no se han detectado signos visibles de que el lanzamiento del cohete norcoreano sea inminente.

Por su parte, Japón condenó también el anuncio de Pyongyang al considerarlo un posible ensayo encubierto de misiles, y urgió al régimen norcoreano a cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Pedimos a Corea del Norte que evite las acciones provocativas y que cumpla estas resoluciones", afirmó en rueda de prensa el ministro portavoz del Ejecutivo nipón, Yoshihide Suga, quien añadió que Japón "continuará coordinándose con EEUU y Corea del Sur" para analizar los movimientos de Pyongyang.

En la misma línea, el ministro nipón de Exteriores, Fumio Kishida, señaló que Corea del Norte incumpliría las resoluciones del Consejo de Seguridad incluso si envía al espacio un satélite, tal y como ha afirmado Pyongyang, puesto que el organismo internacional "le prohíbe cualquier lanzamiento que emplee tecnología balística".

Los expertos creen que la puesta en órbita del satélite podría tener lugar en fechas cercanas al 10 de octubre, día en que Corea del Norte celebra el 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores.