Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro hombres, integrantes de una banda criminal organizada de origen georgiano, por al menos 47 robos con fuerza en viviendas de la capital aragonesa, perpetrados durante el periodo estival.

La operación policial que ha llevado a estas detenciones ha sido presentada este domingo, 13 de septiembre, en una rueda de prensa, por el delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde; el inspector jefe del Grupo de Delincuencia Organizada y Robos de la Policía en Zaragoza, Fernando Sánchez, y el jefe de la Brigada Regional de Policía Judicial, Antonio Palomo.

Las investigaciones policiales comenzaron el pasado mes de agosto cuando se detectó la existencia de una banda criminal organizada de carácter itinerante, que estaba especializada en la comisión de robos con fuerza en viviendas sin causar apenas daños en las cerraduras.

Se daba comienzo así a la denominada operación 'Rosales' —nombre dado por ser el de la zona de Zaragoza en la que más han actuado— tendente a localizar, identificar y detener a los integrantes de la banda criminal.

Como consecuencia de las investigaciones desarrolladas, el viernes día 11 se detuvo a cuatro varones, con edades comprendidas entre los 30 y los 60 años, de nacionalidad georgiana, cuando se disponían a desvalijar más de 15 pisos en la zona del parque Miraflores, en concreto en paseo Rosales, calle Uncastillo, avenida Cesáreo Alierta y camino de las Torres.

En el vehículo que utilizaban, los agentes hallaron diversos efectos que han sido intervenidos, tales como un ordenador portátil, numerosas herramientas, linternas, llaves inglesas, destornilladores y llaves de grifa, y más de 3.000 euros en efectivo.

También encontraron pequeños plásticos transparentes, coincidentes con los utilizados para marcar las 15 viviendas que pretendían forzar en la mañana del viernes en diferentes comunidades del Parque Miraflores.

Los integrantes de este grupo criminal seleccionaban un bloque de viviendas y "marcaban" las puertas de los domicilios con unos plásticos transparentes diminutos, casi imperceptibles, con la intención de averiguar qué viviendas estaban desocupadas.

No obstante, no hacían un estudio pormenorizado de las personas que habitaban los edificios, sólo buscaban una zona de un nivel económico medio o medio-alto.

Días después, volvían y observaban qué plásticos seguían en su sitio, descubriendo así las casas que no estaban habitadas, cuyas cerraduras violentaban sin producir excesivo ruido ni daños.

Una vez en el interior, realizaban un registro exhaustivo del domicilio, sustrayendo joyas de oro y dinero en efectivo.

"Las joyas normalmente las envían en paquetería a sus países. Por ello, en muy pocas ocasiones se les llega a coger con ellas", ha detallado el inspector jefe del Grupo de Delincuencia Organizada y Robos de la Policía en Zaragoza, Fernando Sánchez.

En ninguno de los robos estaban presentes los inquilinos de las viviendas. "Si detectaban presencia de gente en el momento en el que entran abandonan inmediatamente la vivienda, tratan de evitar el robo con violencia por suponer una pena mucho mayor", ha relatado.

La profesionalidad y la confianza que presentaba esta banda era tal que en algunas viviendas en las que robaron se pararon a comer y beber. Aunque no se pueden constatar las horas exactas a las que se cometieron los robos, sí que se hay indicios de que en unas cuantas viviendas entraron por la noche.

Delincuencia itinerante

La operación 'Rosales' se enmarca dentro del 'Plan operativo contra la delincuencia itinerante' presentado el pasado año por la Dirección General de la Policía para aportar una respuesta coordinada y global en la prevención e investigación de los delitos cometidos por grupos organizados con movilidad geográfica.

Estos grupos suelen actuar como células independientes, desplazándose por toda la geografía nacional de manera muy activa, y bajo una misma estructura jerárquica.

La detención de estas cuatro personas supone la desarticulación de una de las células más activas del panorama nacional.

Tras la correspondiente instrucción de las diligencias policiales, los detenidos pasarán a disposición judicial este lunes, 14 de septiembre, imputándoseles la comisión de 47 robos con fuerza en domicilios cometidos durante este verano en la ciudad de Zaragoza.

Investigaciones abiertas

Las investigaciones se mantienen abiertas con el fin de esclarecer otros hechos de similar naturaleza ocurridos en ésta y en otras ciudades del país.

"Sabemos que han podido estar en varias ciudades del territorio español y estamos en contacto con otras unidades y policías autonómicas para determinar otros robos", ha matizado Fernando Sánchez.

En este punto, ha indicado que, normalmente, estas bandas itinerantes no roban donde residen, van a ciudades distintas próximas, a unos 100 ó 200 kilómetros, donde puedan ir y volver en el día.

El hecho de que los robos se hayan producido en el periodo estival ha retrasado el esclarecimiento de los hechos, dado que los ciudadanos no se percataban de los hechos hasta que no volvían de las vacaciones.

Las investigaciones han sido desarrolladas por el Grupo de Robos de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), de la Brigada Regional de Policía Judicial.

El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha aprovechado la ocasión para elogiar la importante labor que realizan tanto del Grupo de Robos como de la Brigada Regional.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.