Comisiones Obreras (CC.OO.) ha pedido la dimisión del secretario xeral de Medio Rural e Montes, Tomás Fernández-Couto, y la CIG la de la conselleira de Medio Rural, Rosa Quintana, por "incompetentes" durante la campaña de alto riesgo contra incendios forestales.

Ambos sindicatos han coincido este martes en pedir dimisiones por la ola de incendios del pasado domingo en esta provincia y, especialmente, por el de Cualedro, que se salda con 3.000 hectáreas de monte quemadas según las últimas estimaciones, aunque todavía provisionales, de la Consellería de Medio Rural.

Mientras CC.OO. pide en un comunicado la dimisión del secretario xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto, al que califica de "incompetente", la CIG reclama la de Rosa Quintana al frente de la Consellería de Medio Rural de la Xunta de Galicia "por no hacer nada ante lo que se veía venir".

Denuncian la escasez de medios humanos y materiales con la que operan las brigadas de extinción por tierra y, en el caso de los recursos marteriales, las deficiencias y antigüedad que acusan máquinas, concretamente autobombas, que en algunos casos contabilizan más de 20 años de uso, carentes del mecanismo de alta presión y que, según señala la CIG, "en varios casos ya han puesto en peligro las vidas de sus conductores".

Por su parte, CC.OO. incide en la falta de coordinación puesta de manifiesto, a su juicio, en la extinción del fuego originado este domingo en Lucenza, en Cualedro, donde, según este sindicato, la llegada de la Unidad Militar de Emergencias (UME) sin agua en sus motobombas se convirtió en "un desfile de pasarela ante la desesperación de los vecinos, que veían como el fuego llegaba a las puertas de sus casas".

Así, incide en la necesidad de que exista la debida coordinación entre los efectivos de extinción llegados para estos casos, pues, señala, al tratarse la UME de una unidad militar "actúa de forma autónoma recibiendo órdenes e instrucciones de sus propios mandos, lo que dificulta la coordinación, el despliegue del operativo y aún retrasa los tiempos de actuación".

Los sindicatos vuelven a coincidir en que las brigadas, al menos en Ourense, siguen "incompletas" con dos y tres integrantes, el estado de muchos vehículos es "caduco" y el cierre de puntos de vigilancia, lo que implica menos capacidad de reacción ante cualquier incendio.

Además, según señala la CIG, "la Xunta está mintiendo en el número de hectáreas quemadas para ocultar la verdadera realidad que está asolando la provincia de Ourense", en alusión a la superficie de 3.000 hectáreas devastadas por el fuego originado en Cualedro.

Consulta aquí más noticias de Ourense.