Un vecino de Sevilla identificado como José Aguilar ha emprendido una recogida de firmas a través del conocido portal Change.org, en defensa de los céntricos cines Alameda, Avenida y Cervantes, dado que la modificación puntual 02-13 del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006 retira a tales salas de cine la calificación de Suelo de Interés Público y Social (SIPS), extremo ya en vigor después de que el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) haya publicado la citada modificación puntual del planeamiento.

"El Avenida es el único cine de Sevilla exclusivamente en versión original y el Cervantes es el teatro más antiguo de Sevilla, un edificio emblemático merecedor de protección y de un destino mejor. El cine Alameda es otra institución singular que prestó una gran servicio en una área tradicionalmente marginada", expone José Aguilar del Río en esta iniciativa difundida mediante el portal Change.org y recogida por Europa Press. La iniciativa, por cierto, superaba las 800 firmas sólo 22 horas después de su apertura.

Entretanto, el cine Avenida reabre el jueves de esta semana tras sus recientes obras de mejora, con sesiones gratis para las cinco películas con cuya proyección vuelve al circuito cultural hispalense.

En paralelo, Francisco Cerrejón, director del Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), ha manifestado a Europa Press que si bien a día de hoy "la familia" que posee los edificios en los que funcionan tales cines "no tiene intención de cambiar los usos" de los mismos, es necesario contar con unas garantías. Sobre todo porque "los cines Avenida y Alameda son rentables, pero el Cervantes no lo es".

Por eso, ha anunciado que frente a la entrada en vigor de la modificación puntual del planeamiento urbano promovida por el PP en el anterior mandato en cumplimiento de tres sentencias del Tribunal Supremo que anulan la calificación de SIPS que regía en el PGOU de 2006 para los cines Alameda, Avenida y Cervantes, el Gobierno municipal del PSOE pretende que tales salas sean declaradas como "edificios singulares", extremo que "en principio significaría el mantenimiento de sus usos". "En paralelo", ha recordado que la Junta de Andalucía tiene pendiente la declaración del edificio del cine Cervantes como bien de interés cultural (BIC), extremo que garantizaría su conservación en materia arquitectónica.

Por oden judicial

El Ayuntamiento, recordémoslo, promovió esta modificación puntual del planeamiento ante tres sentencias del Tribunal Supremo que anulan la calificación de SIPS que regía en el plan general de 2006 para los cines Alameda, Avenida y Cervantes, todo ello como consecuencia de las acciones judiciales emprendidas por los dueños de tales fincas. Estos espacios, así, han perdido su catalogación como edificios destinados al equipamiento público social, para recuperar su protección como meros edificios de "centro histórico", tal y como sucedía con el PGOU de 1987.

Merced a tales sentencias, por cierto, la modificación puntual del planeamiento emprendida por el Ayuntamiento incluía también en la operación a los cines Apolo, la antigua Sala X de la calle Trajano, el antiguo cine Llorens, las salas Imperial y Pathé y el teatro Álvarez Quintero.

No obstante, un informe del Servicio de Planeamiento de la Gerencia de Urbanismo fechado en 2014 y recogido por Europa Press refleja la decisión del Gobierno municipal del PP, de "excluir" a los cines Apolo, la antigua Sala X de la calle Trajano, el antiguo cine Llorens, las salas Imperial y Pathé y el teatro Álvarez Quintero, de la modificación puntual del planeamiento, al tratarse de casos ajenos a las "consecuencias de sentencias judiciales". Tales espacios, así, conservaron su carácter de SIPS en el vigente planeamiento.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.