El Ayuntamiento de Toledo va a poner en marcha un radar móvil que podría empezar a funcionar en un mes y aunque no va a desvelar dónde lo va a ubicar, podría situarlo en las zonas que "más preocupan", como son las inmediaciones de los colegios, de los hospitales y de los centros de mayores.

Así lo ha avanzado el concejal de Movilidad y de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, que acompañado de la alcaldesa, Milagros Tolón, han visitado las obras de Marques de Mendigorría, donde el Consistorio ha habilitado tres plazas de aparcamiento para taxis, en respuesta a la demanda del colectivo, y cuatro para zona azul.

El responsable municipal de Movilidad ha dicho disponer de datos que avalan que desde hace cuatro años el número de multas ha ido descendiendo y a la vez ha ido aumentado los accidentes viales, como "consecuencia de bajada de multas".

"Los conductores se sienten más libres y desgraciadamente tendremos que obligarlos a cumplir las normas de tráfico a aquellos que no las respeten", ha explicado Pérez del Pino, que ha añadido que esta medida surge después de la reunión con la asociación de vecinos de Santa Bárbara, donde la semana pasada fallecía una mujer después de ser atropellada.

De igual modo, el responsable de Movilidad ha incidido en la necesidad de seguir impartiendo seguridad vial, tanto en los colegios, como en los centros de mayores.

Consulta aquí más noticias de Toledo.