La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) prevé un descenso del 15 por ciento de la cosecha de arroz y pérdidas de casi 5,6 millones de euros por el hongo de la Pyricularia, según ha informado la organización en un comunicado. Además, explica que las malas hierbas también han tenido una "incidencia negativa" sobre el cultivo y han disparado los costes de producción más de un 20 por ciento.

Según AVA-Asaja, el sector arrocero valenciano "afronta una campaña sumamente complicada" porque la combinación de altas temperaturas y de una elevada humedad que ha caracterizado el desarrollo del verano "ha favorecido de manera extraordinaria la proliferación del hongo Pyricularia oryzae cuyos ataques continuos sobre las plantas están teniendo consecuencias fatales sobre la evolución del cultivo" en todas las zonas productoras valencianas, desde el parque natural de l'Alfufera hasta las marjales de Pego-Oliva y Almenara.

El análisis efectuado por los servicios técnicos de la asociación permite establecer que la producción de arroz en la Comunitat Valenciana sufrirá un descenso medio de un 15 por ciento respecto al ejercicio anterior, lo que se traducirá en unas pérdidas económicas para los cultivadores de casi 5,6 millones de euros.

La variedad de arroz Bomba -que representa en torno al 10 por ciento del total de la cosecha valenciana de este cereal- es la que sufrirá una merma "más significativa", de entorno al 21% respecto al año pasado, de acuerdo con las primeras estimaciones, lo cual podría provocar "escasez" de esta variedad en los mercados, de acuerdo con la organización.

De hecho, asegura que en algunas zonas de Pego y Massanassa, donde la enfermedad de la pyricularia, causada por el hongo del mismo nombre, se ha manifestado "con mayor virulencia", el descenso de la producción superará el 50 por ciento.

En cuanto al resto de variedades -la J.Sendra, la Gleva y la Fonsa- el grado de afección sobre la cosecha prevista inicialmente será de un 14 por ciento, según esta estimación. La acumulación de materia orgánica (paja del arroz fundamentalmente) ha sido otro de los factores que ha favorecido el desarrollo del hongo.

Tratamiento fitosanitario

En opinión de AVA-Asaja, la "gravedad" con la que en esta campaña se están dejando sentir sobre los arrozales valencianos los "letales efectos" de la pyricularia resulta "especialmente preocupante" porque el Ministerio de Agricultura autorizó la realización de un tercer tratamiento fitosanitario -aéreo o terrestre- para combatir la expansión del hongo, "pero sus resultados no han sido tan favorables como podía esperarse en un principio".

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, ha apuntado al respecto que la pyricularia "está causando estragos en el cultivo del arroz a pesar de que este año se pudo realizar un tercer tratamiento en lugar de los dos que se venían permitiendo en los últimos tiempos".

Aguado insta a hacer a los agricultores y las administraciones una "reflexión conjunta" sobre lo sucedido, sobre la eficacia "real" de las materias activas que se usan para combatir la enfermedad, sobre si las plantas han desarrollado resistencias o sobre la conveniencia de diseñar una nueva estrategia "si los métodos actuales no se muestran lo suficientemente eficaces, pero lo que no podemos es permanecer de brazos cruzados ante un problema tan serio".

Además de la pyricularia, destaca que también la proliferación de malas hierbas ha influido de "manera significativa" en la coyuntura de sector, puesto que "su presencia masiva ha incrementado los costes de producción más de un 20% al obligar a los arroceros tanto a aumentar los tratamientos como a contratar más mano de obra para arrancarlas".

Consulta aquí más noticias de Valencia.