... casi en extinción»
Santiago Atienza.
Santiago Atienza es conserje desde hace 22 años. Y el futuro de la profesión lo ve negro. «Las comunidades de vecinos contratan a empresas de limpieza, pero no es lo mismo. Un conserje da mucha seguridad, más que nunca». Se siente a gusto en el bloque donde trabaja, en la calle Santiago. «Estoy muy bien valorado». Santiago se sabe el nombre de todos los vecinos y defiende que su trabajo es de mucho compromiso. «Debe estar todo en orden, limpio, hay que vigilar, y tienes las llaves de los vecinos, lo que es una gran responsabilidad». Eso sí, también reconoce que el «trabajo en sí, pues no es mucho trabajo».

Cuando habla, defiende mucho su profesión y niega determinados tópicos. «Un buen portero no debe ser cotilla. Te puedes llevar bien con los vecinos, pero tienes que guardar las distancias». Y sentencia: «De puertas para dentro es mejor no saber nada». Como cualquier trabajador tiene sus vacaciones y su patrón, San Pedro, que fue el viernes. «Soy un privilegiado, estoy muy bien».

Valladolid me gusta por...

Me gusta que hay menos mendicidad. Y me gustaría que estuviera más limpia.

Y me disgusta por...

La apatía de la gente.

Admiro a...

A las personas que se preocupan por las personas.

No me gustan

Los políticos, no me dan seguridad. Entre ellos se insultan todo el día. Están por su interés, no por el interés del ciudadano.