Empleo, inversiones y turismo de calidad. Todo esto es lo que Valencia se está jugando en la final de la Copa del América y, curiosamente, está en manos de un equipo suizo, el Alinghi. Sólo su victoria mañana haría posible una reedición de la competición en la ciudad de Valencia.

Si esto sucediera, el impacto económico ascendería a 2.035 millones, según Allianz, patrocinadora del equipo BMW Oracle.

Esta cifra se sumaría a las previsiones presentadas el pasado marzo por el Gobierno Central y las Cámaras de Comercio para la actual Copa, según las cuales la competición va a suponer un beneficio de 3.663 millones y 40.770 empleos (2.305 directos).

La incógnita, en 15 días

En cuanto al turismo, el número de visitantes ha aumentado de enero a junio de este año un 30%, con respecto al pasado, según Turismo Valencia.

Así, se espera que en todo este año los visitantes dejen 1.300 millones. El pequeño comercio también ha notado un aumento del 10% en sus ventas desde abril, según la Federación de Comercio.

El portavoz del comisionado en el Ayuntamiento para el evento, José María Gil Suay, cree que «aún es pronto para saber si habrá Copa en Valencia si gana el Alinghi, pero ya se han iniciado los contactos y se sabrá dos semanas después de que termine».

Para estrechar lazos, Francisco Camps, presidente de la Generalitat, e Ignacio Sánchez-Galán, presidente de Iberdrola y del Desafío Español, estuvieron ayer en el barco del magnate suizo Ernesto Bertarelli, presidente del Alinghi.

Dinos

... quién quieres que gane

E-mail: nosevendevalencia@20minutos.es

Correo: Xàtiva, 15, 8 A; 46002, Valencia

O en www.20minutos.es

Bicis y cochecitos en el fondo del mar

Un total de ocho equipos del Grupo Especialista en Actividades Subacuáticas (Gecas) de la Guardia Civil, integrados cada uno por cuatro personas, vigilan el mar las 24 horas del día con el objetivo de prevenir posibles incidencias en la Copa del América. En sus inmersiones han localizado y sacado del agua bicicletas, teléfonos móviles, calculadoras, botellas, coches teledirigidos, básculas, contenedores de basura e incluso algunos carros de la compra. Artefactos explosivos no han encontrado ninguno, al menos por el momento.