Un hombre armado mató a tiros a una periodista y un cámara de una emisora afiliada a la cadena de televisión CBS en Virginia, en el sur de Estados Unidos, mientras informaban en directo.

El presunto asesino, identificado como el periodista Vester Lee Flanagan, de 41 años, murió en el hospital a las 13:30 horas (17:30 GMT) tras ser localizado herido de gravedad por dispararse a sí mismo, según confirmaron las autoridades.

El hombre se grabó cuando perpetraba los asesinatos y publicó el video en las redes sociales al mismo tiempo que emprendía su huída por la ruta I-66 a su paso por el condado de Faquier. Cinco horas más tarde, a cientos de kilómetros de distancia, chocó el vehículo que conducía y agentes de policía lo hallaron con una herida de bala que causaría horas después su muerte.

Lester Lee Flanagan, de 41 años, fue localizado posteriormente por las autoridades herido de gravedad tras dispararse a sí 

El gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, indicó que el presunto autor de los disparos era un antiguo trabajador de la cadena WDBJ-TV que había sido despedido.

Las dos víctimas que fallecieron mientras hacían la retransmisión en directo eran la periodista Alison Parker y el cámara Adam Ward.

Según la Policía del condado de Franklin, en el tiroteo también resultó herida la mujer a la que entrevistaba Parker, la directora ejecutiva de una cámara de comercio local, Vicki Gardner, que se recupera en el hospital Carilion Roanoke tras recibir un disparo en la parte de atrás del cuello, aunque no se teme por su vida.

El tiroteo, divulgado por internet y que es repetido por las cadenas de televisión de EE UU, se produjo sobre las 06.45 horas local (10.45 GMT) en la zona comercial de Bridgwater, en la población rural de Moneta.

En las imágenes se ve como Parker hace una entrevista y, entonces, se escuchan unos disparos, la cámara cae al suelo y sigue la grabación entre gritos, hasta que se interrumpe y la imagen pasa al estudio, donde los informadores no reaccionan en un primer momento. Parker, natural de Virginia, tenía 24 años y Ward, que trabajaba para esa emisora desde 2011, tenía 27.

Las víctimas, dos jóvenes reporteros veinteañeros

La presentadora Alison Parker era la reportera de mañana de la emisora en Roanoke, Virginia. Graduada de la universidad James Madison, inició sus trabajos en la cadena en 2011, según indica su biografía profesional. Previamente había trabajado para la cadena WCTI, una filial de la CNN en Carolina del Norte.

Estaban en relaciones amorosas con otros miembros de nuestro equipo

El director de la emisora local, Jeffrey Marks, dijo que los dos periodistas que fueron asesinados en el ataque "estaban en relaciones amorosas con otros miembros de nuestro equipo".

Por su parte, el tambien trabajador de la cadena Chris Hurst dijo en su cuenta de Twitter que él y Parker habían comenzado a vivir juntos tras una relación de nueve meses. "Fueron los mejores nueve meses de nuestras vidas. Queríamos casarnos. Acabábamos de celebrar su cumpleaños", escribió en Hurst en Twitter.

La otra víctima, Adam Ward, tenía 27 años y era graduado de Virginia Tech. Estaba comprometido con una productora de la estación, Melissa Ott, afirmó el trabajador de la cadena, Mike Morgan. "Adam estaba disponible para cualquier cosa que le pidiéramos", aseguró. Ott estaba en la sala de control, observando la entrevista, cuando se produjo el ataque.

De acuerdo a CNN, el director de la emisora local, Jeffrey Marks, dijo que en el medio para el que trabajaban no tenían constancia de que ninguno de los dos fallecidos hubiera recibido amenazas.

La Casa Blanca: urge reducir la violencia armada

El Gobierno de Estados Unidos insistió en la urgencia de que el Congreso actúe con "sentido común" para reducir la violencia armada en el país, tras la muerte de la periodista y el cámara de televisión que informaban en directo.

"Hay algunas cosas de sentido común que solo el Congreso puede hacer y que sabemos que tendrían un efecto tangible en la reducción de la violencia armada en el país", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria.

Hay algunas cosas de sentido común que solo el Congreso puede hacer

Earnest recordó que el presidente de EE UU, Barack Obama, pide desde hace tiempo al Congreso que tome ese tipo de medidas y "cree que ellos (los legisladores) deberían hacerlo".

El portavoz dijo que todavía no ha tenido la oportunidad de hablar con Obama del trágico suceso de Virginia, sobre el que comentó que es "otro ejemplo de que la violencia armada se está convirtiendo en algo demasiado común en comunidades pequeñas y grandes de todo Estados Unidos".

Después de varias matanzas en 2012, en particular tras el tiroteo en una escuela de Newtown, en el estado de Connecticut, en el que murieron 20 niños, Obama empezó a presionar al Congreso para que apruebe leyes que restrinjan más las armas y aumenten el control, pero sus esfuerzos no han tenido éxito.