El Gobierno regional ha reabierto desde el pasado 23 de julio un total de 38 camas —10 en el Hospital de Alcázar de San Juan, 10 en el de Cuenca, 10 en el de Toledo y ocho en el de Puertollano, de las 602 que permanecen cerradas en todos los hospitales de la región, y de momento no contempla abrir más "si no hay gente que lo necesite".

Así lo ha indicado a preguntas de los medios el portavoz del Ejecutivo autonómico, Nacho Hernando, durante la rueda de prensa que ha ofrecido para dar cuenta de los acuerdos del Consejo de Gobierno celebrado este martes, en la que ha hecho balance del 'Plan Dignifica' en su primer mes de funcionamiento.

Hernando ha puesto en valor que esta apertura de camas ha sido posible gracias a la contratación de personal sanitario, en concreto un enfermero, un auxiliar de enfermería y un celador para el hospital de Alcázar de San Juan, y otros dos profesionales durante tres días para el de Puertollano.

Preguntado si el Ejecutivo tiene previsto reabrir el resto de camas, el portavoz ha insistido en que no lo va a hacer "si no hay gente que lo necesita". "Hay que ofrecer un servicio digno, pero también eficiente y no vamos a hacer un mal uso del dinero de los castellano-manchegos", ha defendido.

De igual modo, ha puesto en valor que gracias a este 'Plan Dignifica' se han sentado bases para que ningún paciente permanezca más de 12 horas en urgencias a espera de una cama, reduciendo notablemente los tiempos, que hace un mes se situaba en 72 horas.

Consulta aquí más noticias de Toledo.