El director del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro, ha dejado claro este miércoles en Pamplona que lo que busca es "ganar público para el Ballet Nacional, llamar la atención del público joven, que es el público del futuro, ser fiel a nuestras raíces y ser fiel al legado que nos han dejado los grandes maestros" en la música española.

Son éstos algunos de los valores que han intentado conjugar en el nuevo espectáculo titulado 'Alento & Zaguán' que se representará este jueves, 27 de agosto, a las 21 horas en el Baluarte de Pamplona, dentro de la II edición del festival 'Flamenco on fire'.

"Queremos mostrar que la danza española es algo actual, y que se pueden conjugar distintas artes como es la moda o el cine", ha comentado en rueda de prensa Najarro.

Pamplona será la cuarta ciudad que acoja el espectáculo de 'Alento & Zaguán', un ballet que se estrenó el pasado mes de junio en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, y que después estuvo en el festival de Música y Danza de Granada y el festival de Santander, "con una gran acogida por parte del público", ha dicho Najarro.

Una experiencia flamenca

El objetivo de la Compañía de Ballet ha sido "combinar de la forma más armónica posible la recuperación del repertorio del Ballet Nacional y nuestra danza española, con la nueva creación". "Y esto se va a ver muy bien en el espectáculo de mañana", ha continuado Najarro.

Se trata de una coreografía del propio Najarro presente en la primera parte del espectáculo, 'Alento'. "He considerado que era el momento perfecto, el más dulce para poder crearla. Una coreografía muy compleja, con un soporte musical compuesto por Fernando Egozcue", ha explicado.

'Alento' es una coreografía que ha servido como repaso de todas las producciones anteriores de Antonio Najarro. Una coreografía de danza clásico-española con un estilo propio muy marcado, con referencias al jazz, blues, etc., con un vestuario muy vanguardista y trasgresor diseñado por Teresa Helbig.

En esta línea, el director ha dicho que "después de cuatro años dirigiendo la Compañía me siento muy orgulloso del actual nivel que desprende el Ballet Nacional de España".

La segunda parte del espectáculo, 'Zaguán', presenta una coreografía flamenca donde se ha dejado ver la personalidad de sus bailarines.

'Zaguán' significa lugar de transición, un lugar de encuentro entre diferentes coreógrafos. La coreografía está a cargo de Blanca del Rey (Soleá del Mantón), La Lupi (Tangos), Mercedes Ruiz (Cantiñas de Córdoba), Marco Flores (Seguirilla, Toná, Guajira y Milonga), la música de Jesús Torres y la dramaturgia de David Picazo. El diseño de vestuario a cargo de Yaiza Pinillos y el diseño de iluminación, Nicolás Fischtel.

Con estos espectáculos, la compañía ha buscado atraer a los jóvenes al mundo del ballet, "cosa que no es nada fácil", ha dicho Najarro, pero ha explicado que "tal vez el espectáculo sea lo menos importante para ellos". "Les interesa todo lo que hay detrás del escenario, cómo es un bailarín, cómo son los entrenamientos, cómo se monta una coreografía... y todo eso lo estamos dando a través de las redes sociales", ha añadido.

Clases de ballet

Este miércoles, 26 de agosto y el jueves 27, Antonio Najarro también impartirá clases magistrales sobre la danza clásica española. Hoy es una clase teórica y el jueves, la aplicación práctica en la coreografía de una pieza de 'Suite Sevilla'.

Por otro lado, Najarro ha explicado que la Compañía de Ballet Nacional ha realizado múltiples actividades para acercarse más al público y lo ha hecho mediante clases para niños con discapacidad o le edición de libros para niños como 'Quiero bailar flamenco'.

Con todo ello, el Ballet Nacional de España ha querido mostrar una imagen "actual", con mensajes claros y comprensibles, "dando a entender que el ballet no es sólo para los entendidos", ha dicho.

"Hay que crear productos de calidad pero comerciales, que el público pueda entender, aunar en definitiva la comercialidad y el rigor", ha continuado Najarro, "para expandir el Ballet Nacional fuera de España".

Consulta aquí más noticias de Navarra.