El teniente coronel Lorenzo Bárez, exjefe de la Guardia Civil de Tráfico en Cantabria, y un agente de este Cuerpo han sido denunciados y están siendo investigados por un presunto delito de negociaciones prohibidas a funcionarios públicos, por supuestamente organizar el transporte sin permiso de piezas al Centro Botín.

Al parecer, a lo largo de 2014 se realizaron un centenar de viajes desde la periferia de Santander al centro de la ciudad, donde se construye el edificio, a cargo de una empresa propiedad del agente implicado o de familiares suyos. Este efectivo pertenece al servicio de COTA, Central Operativa de Tráfico, encargado de la distribución de las patrullas de la Benemérita.

Así lo ha informado este miércoles en rueda de prensa el secretario provincial de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) de Cantabria, Alberto Alegría, quien ha señalado que en esta "trama" estarían involucrados más agentes, aunque no se ha encontrado indicios suficientes o pruebas contra ellos.

Acompañado por la secretaria de la mujer de AUGC, Pilar Villacorta, Alegría ha indicado que a raíz de un anónimo que recibió hace unos meses y de las oportunas averiguaciones que se hicieron denunció este caso de "corrupción interna" en la Guardia Civil ante la Fiscalía Anticorrupción de Madrid. Y ha precisado que en la actualidad el asunto está en manos del Juzgado de Instrucción número 1 de Santander, al tiempo que continúa la investigación interna.

(Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Cantabria.