Las personas que comparten piso en Palma de Mallorca tienen una media de 33 años, una de las edades más altas a nivel nacional de los ciudadanos que comparten vivienda, y pagan en torno a 272 euros al mes, un 1,9 por ciento más de lo que pagaban en el año anterior, según el informe anual de piso compartido elaborado por idealista.

A nivel nacional, los datos indican que el interés que despierta el alquiler de habitaciones se ha incrementado un 12 por ciento los últimos 12 meses, pasando de las 14.664.547 búsquedas que se realizaron en los 6 primeros meses de 2014, a las 16.449.121 búsquedas del mismo periodo en 2015.

A pesar del interés de la demanda, los precios se han contenido durante este año, al incrementarse sólo en un 0,2 por ciento hasta los 280 euros mensuales de media. De todas maneras, los mercados que tienen una mayor actividad han registrado mayores incrementos en sus precios.

El mayor incremento de precio se ha registrado en Burgos (4,6%), seguido por Valencia (4%). En Oviedo, en cambio, alquilar una habitación es un 6 por ciento más barato que hace un año, seguido por Albacete (-5,9%), Córdoba (-5,6%) y A Coruña (-5,2%).

San Sebastián es la ciudad con las habitaciones más caras del país, ya que se solicitan 346 euros mensuales por alquilarlas. Le siguen Barcelona (344 euros mensuales), Madrid (339 euros) y Bilbao (311 euros). Albacete es, en cambio, la ciudad más económica de entre las analizadas por idealista (170 euros mensuales), seguida por A Coruña (174 euros), Almería (178 euros) y Murcia (179 euros).

El perfil de quien comparte piso

Tiene 30 años (hace un año eran 29), vive en el centro de las grandes ciudades, no fuma (aunque es tolerante con los que sí lo hacen) y ni tiene ni admite mascota. Éste es, según el informe de piso compartido publicado por idealista, el perfil medio de la persona que comparte piso en nuestro país.

La edad media de los habitantes de un piso compartido varía en función de la zona geográfica. En las ciudades del norte es más fácil que la media supere los 30 años, como en el caso de San Sebastián (35 años), Vitoria (32), Bilbao (31), Santander (31), León (31), Pamplona (30) o Zaragoza (30). También superan esta edad en Palma de Mallorca (33), Alicante (32) y Barcelona (31).

Por el contrario, dos capitales tradicionalmente estudiantiles marcan las edades medias más bajas de España. Los habitantes de los pisos compartidos de Granada, Salamanca y Málaga tienen una media de 26 años. Les siguen los de Albacete y Burgos (27 en ambos casos).

Por último, en el 62 por ciento de los pisos compartidos conviven ambos sexos, mientras que en el 27 por ciento sólo viven hombres y en el 11 por ciento sólo mujeres. En cuanto a las preferencias por los nuevos compañeros, a la mayoría le es indiferente el sexo, aunque entre los que tienen alguna preferencia destacan los que quieren compartir con mujeres (24%) frente a los que solo quieren compartir con hombres (20%).