Millones como éste causan estragos en Castilla y León
Millones como éste causan estragos en Castilla y León. (PABLO ELÍAS)
Una plaga de 500 millones de topillos ha arrasado ya más de 400.000 hectáreas de cereal en unos 200 pueblos de Castilla y León, según aseguran las organizaciones agrarias. La Junta, en cambio, cifra la superficie afectada en 25.000 hectáreas. En cualquier caso, lo peor está por llegar.

Faltan días para cosechar el secano y, cuando ya no puedan comer más, empezarán a alimentarse de patata, maíz y remolacha.

Mientras que cultivar una hectárea de secano no llega a costar 300 euros, la de regadío asciende a más 3.000. Las pérdidas pueden multiplicarse, aunque es difícil calcular.
La causa de la plaga para los agricultores ha sido la dejadez de la Junta. "Era una barbacoa localizada en 12 pueblos, y por no actuar, hemos dejado que se queme el bosque", asegura Ignacio Arias, de Coag.

Los topillos se reproducen cada 20 días y de diez en diez. Una pareja genera al cabo del año 13.000 individuos, de ahí que fuera importante exterminarlos. "La Junta se escuda en una denuncia de los ecologistas para esperar a que el invierno acabe con ellos sin hacer nada", aseguran las organizaciones agrarias, que reclaman a la Consejería de Agricultura medidas para algo que se está convirtiendo en un problema de salud pública. "Ni siquiera informan y hablan de ayudas que son miserables", dicen los agricultores.

El consejero habló ayer de la «deslealtad» de las organizaciones agrarias y consideró que acabar con la plaga es una responsabilidad individual de cada agricultor.

No tienen credibilidad

Fernando Juvete, Global Nature.

No es una plaga, ocurre cada cierto tiempo, se sabe, y aquí no es la primera vez. Los sindicatos agrarios son poco sensatos al ser alarmistas. Los datos de producción reflejarán si ha sido para tanto, o no. Habrá daños, pero no hasta las cifras interesadas que lanzan. Las organizaciones ecologistas fuimos los primeros en alertar, pero nadie hizo nada; ahora nos hacen culpables, cuando evitamos una salvajada. Se inventan que hemos soltado los topillos y son de laboratorio. Es ridículo. Dejan ver su fracaso en la negociación, su falta de profesionalidad y una pérdida de credibilidad.

Afectado por la plaga

José Antonio Domínguez. 40 años.

"Están hasta en las piscinas".

"Esto ya no hay quien lo pare. Una vez que entran los topillos es difícil acabar con ellos, y no nos dejan quemar el rastrojo. Hay quienes ponen trampas y han llegado a capturar 250 al día. Están hasta en las piscinas de los pueblos, que amanecen todos los días con unos cuantos. El secano lo damos por perdido, si de 5.000 kilos por hectárea salvamos 1.000, pues bueno. Lo que nos asusta es la patata, que si la tocan, ya no sirve, y cuesta mucho. Es una tragedia. Hay gente que ha perdido 12.000 euros. La culpa es de la Junta, que no hace nada, y de los ecologistas, que son unos exagerados".