Bravo Murillo derrumbe
Un bombero se aleja del edificio derrumbado en Bravo Murillo. EFE

La eliminación de un pilar que sostenía el peso de la fachada es la posible causa del derrumbe parcial del edificio semiderruido situado en la confluencia de las calles Bravo Murillo y Amalia, en el distrito de Tetuán de Madrid que este martes fue desalojado sin heridos.

El jefe de guardia del equipo de bomberos que este martes se desplazó a la zona, Roberto Moreira, ha indicado hoy que, a falta de completar la investigación, "todo apunta" a que la eliminación en origen o en obras posteriores de algún "machón de fachada" ha provocado el colapso de esta construcción de principios de siglo, que ha calificado de "bastante robusta" y que había pasado la inspección técnica de edificios. Se vino abajo y tuvimos que salir corriendo

Según ha recordado, los vecinos dieron la señal de alarma a la policía al ver grietas en algunas zonas del edificio, por lo que los bomberos que acudieron al lugar desalojaron el inmueble e intentaron consolidar la crujía, el espacio entre dos muros de carga. "En mitad de las labores se vino abajo y tuvimos que salir corriendo", ha dicho.

Los operarios que continúan trabajando este miércoles por la mañana en la zona están saneando las partes que podrían desprenderse y marcando el límite a partir del cual se va a consolidar la edificación, con la intención de mantener la fachada que da a la calle Bravo Murillo.

Se trata del segundo derrumbe de un edificio que se produce este mes en la capital, tras el desplome de un inmueble en Carabanchel el pasado 3 de agosto sin causar heridos.

A causa del suceso, 43 vecinos afectados permanecen realojados, aunque el jefe de guardia del equipo de bomberos que trabajó anoche ha comentado que hay "bastante probabilidad" de que las personas que viven en la letra C puedan volver a su domicilio "en breve".

Esta escalera es la parte que por ahora no se ha derrumbado, como sí ha ocurrido ya con la A y en parte de la B.

Nueva revisión de edificios

El Ayuntamiento de Madrid pondrá en marcha "en muy breve" un plan de revisión de edificios antiguos, (construidos en la capital durante los años 40 y 50), como los derribados en Carabanchel y Tetuán, al haberse comprobado que pasaron la inspección técnica cuando al parecer tenían fallos estructurales.

Así lo han anunciado este miércoles los concejales Marta Higueras y Carlos Sánchez Mato frente al edificio de la calle Amalia número 1, en Tetuán, que había pasado la inspección de 2013 pese a que, según los primeros estudios, ya tenía "deficiencias visualmente apreciables", ha dicho Sánchez Mato.

El Ayuntamiento no ha cifrado cuántos edificios de Madrid podrían encontrarse en una situación similar El edificio, al contrario de lo que se había informado anteriormente, es de finales de la década de los 40 y en 1958 se reformó para alzar otras dos alturas, y podría haber caído por la falta de un pilar de la fachada que desempeñaba funciones estructurales, según ha explicado un responsable de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

Carlos Sánchez Mato, delegado de Economía y Hacienda y en funciones de Desarrollo Urbano Sostenible, ha dicho que el proceso de investigación está en "fase inicial" pero se sabe que había pasado la ITE en diciembre del 2013 -aunque la documentación se presentó en 2014-.

Una inspección "relativamente reciente" en la que no se detectaron daños: "Y los resultados lógicamente los tenemos aquí detrás, había fallos estructurales que no son recientes", ha sentenciado el concejal frente al edificio parcialmente derruido.

Ante esa situación, se van a revisar los "procedimientos" de las inspecciones porque, según ha dicho el edil, "algo no está funcionando de la manera adecuada". "Aunque sea de manera casual se han producido dos siniestros en un espacio de tiempo muy reducido, y lógicamente la Administración local no puede permanecer al margen de esa realidad", ha manifestado el Sánchez Mato.

El Ayuntamiento, que no ha cifrado cuántos edificios de Madrid podrían encontrarse en una situación similar al de este martes, comenzará con las revisiones en los edificios que puedan tener una "urgencia mayor", con especial atención a las construcciones de los años 40 y 50.

Porque, según ha argumentado, el Ayuntamiento no va a "fiarse" de las inspecciones realizadas por "personas privadas" que "en algunos casos no han sido adecuadas".

Precisamente el secretario general del grupo municipal del PSOE-M, Ramón Silva, ha criticado también la "privatización" de las inspecciones técnicas de edificios y de las licencias de obras y ha instado a replantear este sistema.

Consulta aquí más noticias de Madrid.