El Ayuntamiento de Gandia ha aclarado este lunes que no hará política de los asuntos religiosos y ha subrayado que los ediles tienen "autonomía" para decidir su participación o no en estos actos, al tiempo que pide respeto a la libertad religiosa y a la independencia de los colectivos y comisiones organizadoras de las fiestas.

Así lo ha indicado en un comunicado tras las declaraciones del concejal de Gestión Responsable del Territorio, Xavier Ródenas, de Més Gandia, quien ha anunciado que el nuevo equipo de gobierno —formado con el PSPV— quiere abrir un proceso de diálogo para separar los actos religiosos de la acción del ejecutivo en fiestas como las Fallas o la Semana Santa.

Al respecto, desde el consistorio han indicado a Europa Press que Ródenas es un concejal independiente y que aún no se ha abierto ese proceso por parte del consistorio, que se abrirá, aunque aún no se ha determinado una posición conjunta de gobierno.

Al respecto, desde el consistorio se ha lamentado en el comunicado de que el PP "siga haciendo uso de los símbolos religiosos para crear polémica, dividir y sacar rédito político". "El Gobierno municipal no hará política de los asuntos religiosos. El papel del Ayuntamiento es de respeto absoluto por la libertad religiosa que marca la Constitución Española, que define el Estado español como aconfesional", ha subrayado, para añadir que el artículo 16 reconoce el pluralismo religioso y moral y el máximo respeto por las religiones.

De esta forma quiere dar por cerrada la polémica al tiempo que acusa al PP de generarla "intencionadamente". El equipo de gobierno defiende que se ha actuado con "normalidad" en todas las fiestas de barrio y su presencia ha sido la que han decidido cada uno de los responsables políticos "siempre desde el diálogo y el consenso con los colectivos, asociaciones y comisiones organizadoras de las fiestas, a las que el Ayuntamiento únicamente da apoyo económico y material, respetando su independencia".

Consulta aquí más noticias de Valencia.