Agentes de la Policía Nacional en Dos Hermanas (Sevilla) han detenido a una mujer de 37 años, cuya identidad responde a las iniciales A.F.S, relacionada con una red internacional, como consecuencia de una denuncia presentada en Burgos por estafa y blanqueo de capitales, informaron a Europa Press fuentes de la Comisaría de Policía burgalesa.

El pasado miércoles se denunció en la Comisaría de Burgos una denuncia por estafa de casi 5.000 euros mediante el método de 'phising' (simulación de portal virtual de un banco) al personal administrativo de una empresa de la ciudad castellanoleonesa.

Horas después, el Cuerpo Nacional de Policía detuvo a A.F.S, vecina de Dos Hermanas (Sevilla), por un presunto delito de estafa y blanqueo de capitales, cuando acudió a una sucursal bancaria para retirar el dinero que había obtenido como fruto de la estafa.

Los ciberdelincuentes, mediante procedimientos informáticos y técnicas de ingeniería social, consiguieron acceder al ordenador personal de una empleada de la gerencia, y mediante virus informáticos o 'malware' y simularon un portal virtual del Banco con el que la empresa perjudicada trabaja habitualmente.

De esta manera, obtuvieron las credenciales bancarias de la víctima. A continuación realizaron un envío de dinero fraudulento, sin su autorización, a una cuenta de una caja de ahorros de dicha localidad sevillana.

Modus operandi

Los creadores de este 'malware', responsables de grupos criminales de carácter internacional, captan lo que se conoce como "mulas" o intermediarios, que son las personas a cuya cuenta se transfiere el dinero que ha sido obtenido de forma ilegal.

Normalmente el intermediario es un ciudadano español que, mediante un contrato previo, transfiere el dinero o activo financiero al estafador, transacción por la que cobra un pequeño porcentaje del dinero como pago por sus servicios. Habitualmente el intermediario es captado merced a engaños y promesas de contratos laborales que nunca llegan a producirse.

La "mula", una vez ha recibido el dinero, es requerida por los ciberdelincuentes para realizar el último estadio del proceso delictivo, el blanqueo del capital estafado.

Tras realizar la disposición de dinero en efectivo, lo envía a través de empresas de servicios financieros que realizan transferencias internacionales a la persona previamente indicada, en este caso un ciudadano ucraniano con domicilio en Kiev, lo que impide "normalmente" que pueda ser rastreado una vez que retira el capital en el país de destino, pues no existe cuenta bancaria donde quede reflejada la transacción.

La Policía solicitó, desde Burgos, a la entidad bancaria andaluza el bloqueo de la cuenta y alertó a la Jefatura Superior de Policía de Sevilla ante la posibilidad de que la "mula" acudiera a retirar el dinero. A los pocos minutos, la mujer fue detenida cuando acudió a una sucursal para sacar el dinero.

Consulta aquí más noticias de Burgos.