La bodega 'La Pelina', de Puebla de Sancho Pérez, es una de las primeras de la región en incorporar el braille a las etiquetas de sus vinos para hacerlas más accesibles a las personas con deficiencia visual, una labor que les ha sido reconocida por la ONCE, dado que son pocas las embotelladoras que lo hacen en todo el país.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el director comercial de 'Bodegas La Pelina', Bonifacio Fernández, ha explicado que su familia y él han intentado hacer "la bodega lo más accesible posible" para las personas a las que les falta el sentido de la vista. Así como hacer "una diferenciación porque en España y en Extremadura no se lleva a cabo en muchas bodegas".

Asimismo, "una de las cosas que hicieron fue adaptar parte de sus etiquetas al sistema Braille", y aunque arrancaron con esta iniciativa hace un par de años, no fue hasta hace "muy pocos días" cuando una persona invidente que fue de visita a la bodega "les reconoció y le sorprendió muchísimo que tuvieran parte de las etiquetas con la significación de Braille", ha comentado Fernández.

Además, el dueño de la bodega ha explicado que esta persona estuvo leyendo las etiquetas y que les comentó "que los puntos eran muy buenos y que se podían leer perfectamente". Este acontecimiento, según Fernández, "les sorprendió y gustó muchísimo".

A partir de este momento, el dueño de 'La Pelina', ha asegurado que este hecho ha tenido mucha "repercusión", gracias a la "difusión mediante Twitter y medios nacionales" que ha realizado la ONCE.

Fernández también ha detallado que "en las etiquetas lo que tienen hecho es el nombre diferenciador del vino y las características principales". A pesar de ello, ha reconocido que no pueden detallar en la identificación en Braille toda la información que les gustaría, aunque "sí explican las características más fundamentales" de sus vinos.

Además, el director comercial ha señalado que quieren "seguir haciendo accesible el resto de sus etiquetas, en las 13 referencias que tienen", para que todas sus botellas puedan ser leídas por las personas con deficiencias visuales.

Opinión de una persona invidente

El invidente perteneciente a la ONCE y conocedor del sistema Braille, Ángel Coronado, ha explicado en declaraciones a Europa Press Televisión, que el hecho de que los vinos traigan la etiqueta con esta identificación "le parece muy bien porque ya saben como se llama el vino y no le tienen que preguntar a la gente".

Así, pueden diferenciar las marcas y los tipos de vino, y ha asegurado "que es como con la medicina", ya que con los medicamentos, ellos pueden saber si una caja es "la de Paracetamol, o de Augmentine, por ejemplo", ya que "todo eso viene en Braille" y a él le parece "genial".

Coronado ha finalizado diciendo que todo este tipo de iniciativas son "una buena forma de integrarles y así se tiene mejor consideración con los invidentes".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.