El Rolde de Estudios Aragoneses presenta hoy su libro Fueros y libertades del Reino de Aragón. De su formación medieval a la crisis preconstitucional (1076-1800). Será hoy, a las 19.30 h, en la sede de El Justicia de Aragón.

¿Podría resumirme en pocas líneas cuál es el esquema central de su libro?

Es un trabajo que, coincidiendo con el 300 aniversario de la derogación de los Fueros de Aragón, plantea un balance de cómo ocurrieron las cosas y cuáles fueron sus consecuencias.

¿Y cómo ocurrieron?

Fue en 1707 con Felipe V, el primer rey Borbón. Él llegó a España pensando que nuestro sistema monárquico era como el de Francia y que su voluntad estaría por encima de cualquier ley.

Y se encontró con el Reino de Aragón...

Sí, aquí el rey estaba sometido a la voluntad de las Cortes y eso le restaba poder. Él creyó que los aragoneses no lo querían.

Pero, en realidad, el papel de las Cortes resultaba muy democrático.

El sistema gubernamental del Reino de Aragón (los Fueros) es un precedente de los Estados democráticos.

¿Y ahora, pedimos al Gobierno central o las vemos venir?

Ahora tenemos buenos políticos, pero existe una disonancia entre el mensaje de los partidos y la demanda de los ciudadanos.

 ¿Y qué opina de nuestro Estatuto?

Estoy de acuerdo, pero no con la idea generalizada de a mayor descentralización, mejor resultado. Hay cosas que se administran mejor en el entorno municipal y otras con una gran alianza. Por ejemplo, el sistema de transplantes es común en España. ¿Qué sentido tiene descentralizar la sanidad?

Bio

Jesús Morales Arrizabalaga es doctor en Derecho y da   clases de Historia del Derecho en la Universidad de Zaragoza.