El alcalde de Torrelodones, Carlos Galbeño (PP), anunció este martes que renuncia a subirse el sueldo un 38% tal y como aprobó el pleno de la corporación la semana pasada, con los votos en contra de la oposición compuesta por PSOE y los independientes Vecinos por Torrelodones y Actúa.

En un comunicado, el regidor asegura que su entrada en política hace cuatro años se debió al afán de "servicio público" y reitera su intención de no repetir como candidato del PP en las próximas elecciones municipales, cuando concluya el actual mandato.

Galbeño reitera que no repetirá como candidato del PP en las próximas municipales

La subida colocaba a Galbeño como el segundo alcalde mejor pagado de España, después del de Barcelona, con un sueldo que superaba los 91.000 euros.

La medida fue muy criticada por Vecinos por Torrelodones (VPT), que fueron los primeros en rechazar el incremento de sus propias retribuciones, ya que la medida afectaba a todos los cargos públicos del Ayuntamiento, incluidos los portavoces de la oposición.

Galbeño defiende que la decisión de aumentar los salarios no fue suya, sino que siguió la directriz marcada en 2003 por todos los partidos políticos de que los alcaldes cobraran un euro más que el funcionario de habilitación nacional de más alto rango.

Por el bienestar de los vecinos

"Nunca una motivación económica, por alta que fuera, podría suplir la satisfacción de trabajar 365 días al año por hacer realidad los proyectos que mejoran nuestra sociedad y el bienestar de los torrelodonenses", apunta el alcalde que también ha renunciado al resto de retribuciones que le corresponden al cargo, al margen del sueldo.

"Esa confianza otorgada por mis vecinos es la que me ha llevado a no permitir que una polémica, aun basada en falsas comparativas y artificialmente impulsada por una determinada fuerza política, se convierta en un debate público que pueda ofrecer una imagen absolutamente equivocada de los motivos que me hicieron entrar en política", argumenta.

El sueldo de hace cuatro años

Desde VPT, que consiguieron cuatro concejales en las últimas elecciones, advierten que sólo aceptarán el sueldo que llevan cobrando desde hace cuatro años los concejales de igual nivel: 15.000 € la portavoz y 5.400 € los tres restantes.

"En contra de lo que afirmó Fernando González, portavoz del grupo popular en el pleno del jueves, integramos un partido que cree que lo que dignifica a los políticos no es la cuantía de su sueldo, sino el fruto de su trabajo", aseguran.