Radiotelescopio y observatorio de Arecibo (Puerto Rico)
Radiotelescopio y observatorio de Arecibo (Puerto Rico), construido en 1960. WIKIPEDIA

"En un universo infinito, tiene que haber otros casos de vida. Puede que, en algún lugar del cosmos, quizás, haya vida inteligente", declaró el científico Stephen Hawking en la presentación del Breakthrough Listen, un ambicioso programa de diez años para interceptar las buscadas señales de inteligencia extraterrestre.

"Sea como sea, no hay pregunta más importante. Es hora de comprometerse a encontrar una respuesta, de buscar vida más allá de la Tierra. Debemos saber", agregó el científico en la Royal Society, la academia británica de Ciencias, en Londres.

Para dicha iniciativa, desarrollada por el proyecto SETI (Search for Extraterrial Inteligence) —una institución fundada por el científico y divulgador Carl Sagan— el científico ha contado con el multimillonario ruso Yuri Milner, que ha donado 100 millones de dólares (92 millones de euros) para la causa.

Es difícil exagerar lo grande que es esto. Es una revoluciónBreaktrough Listen utilizará los radiotelescopios en Green Bank, en Virginia Occidental (EE UU); el Observatorio Parkes en Australia, y el telescopio óptico del Observatorio Lick en California, para explorar en torno a un millón de estrellas en la Vía Láctea y un centenar de galaxias cercanas.

"Solemos conseguir de 24-36 horas en un telescopio por año, pero ahora vamos a tener miles de horas por año en los mejores instrumentos", ha explicado, Andrew Siemion, un científico de SETI en la Universidad de California, Berkeley. "Es difícil exagerar lo grande que es esto. Es una revolución".

Los proyectos de SETI tradicionalmente buscan señales de radio u ópticas que parecen ser de una fuente artificial, por ejemplo, que se centran en la frecuencia y repiten de una manera regular. Pero la financiación ha sido irregular: a principios de 1990, la NASA patrocinó algunas búsquedas, pero el proyecto fue abandonado en 1993. "En los últimos años, el apoyo total a SETI ha sido de solo medio millón de dólares, principalmente en los Estados Unidos, y todos de donaciones privadas", dice Frank Drake, uno de los pioneros de SETI

El ruso Milner hizo su fortuna a través de inversiones en Facebook y otras empresas de Internet, y en 2012 estableció los lucrativos premios 'Breakthrough' para premiar la excelencia en las ciencias de la vida, la física fundamental y las matemáticas.

Graduado en física de partículas, bromea que su interés por SETI se inició en 1961, el año de su nacimiento; ya que recibió su nombre en honor al cosmonauta ruso Yuri Gagarin, que ese año se convirtió en el primer astronauta del mundo, lo que le inculcó una fascinación de por vida con el espacio y la posibilidad de vida extraterrestre.