Los líderes de la eurozona sortearon el abismo de la salida de Grecia del euro y de que ello arrastrara al resto de la eurozona a un terreno desconocido con un acuerdo unánime, alcanzado tras unas maratonianas y difíciles negociaciones, en las que se han impuesto a Atenas condiciones draconianas.

El primer ministro de Bélgica y el de Luxemburgo adelantaron a primeras horas de este lunes el pacto en la red social Twitter, donde aseguraban que se había llegado a un acuerdo con Grecia.

Poco después, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, confirmaba la noticia asegurando que "el Eurogrupo ha alcanzado por unanimidad un acuerdo. Todo listo para ir al programa de ESM [Mecanismo europeo de Estabilidad (MEDE)] para #Greece con serias reformas y apoyo financiero".

El presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, también hacía pública la noticia, mediante un tuit en el que escribía: "Acabamos de terminar, hay acuerdo. Espero que todo el mundo cumpla. Debemos mejorar la gobernanza en la #UE".

En rueda de prensa posterios, Donald Tusk añadió que el acuerdo unánime logrado por los líderes de la eurozona para iniciar las negociaciones para el tercer rescate en favor de Grecia permitirá seguir apoyando a ese país. "Hemos acordado en principio que estamos preparados para empezar la negociaciones para llevar un programa al Mecanismo europeo de Estabilidad (MEDE), lo que en otras palabras significa continuar el apoyo a Grecia", ha dicho.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afirmaba que su Gobierno dio una "batalla dura" durante seis meses y "luchó hasta el final para un acuerdo que permitirá al país recuperarse". "Afrontamos dilemas difíciles y tuvimos que hacer concesiones difíciles para evitar la aplicación de los planes de algunos círculos ultraconservadores europeos", dijo Tsipras al término de la cumbre de la eurozona en la que se acordó iniciar negociaciones para un tercer rescate.

Ahora "hay que luchar contra la oligarquía que llevó el país hasta aquí", dijo Tsipras Tsipras defendió el acuerdo, aseguró que permitirá salvaguardar la "estabilidad financiera" y manifestó su esperanza de que algunas de las medidas pactadas, como el paquete de inversiones, la renegociación de la deuda o el punto final al debate sobre la salida del euro ayuden a calmar a los inversores y a contrarrestar las medidas recesivas que incluye el programa.

"Creo que el pueblo reconoce el combate difícil que hemos tenido y que en esta ocasión el peso de las medidas será mejor repartido entre la sociedad", añadió el líder izquierdista a su salida de la cumbre de líderes de la eurozona que duró 17 horas. "Conseguimos ganar la reestructuración de la deuda y una financiación segura a medio plazo", subrayó, en alusión a la mención a una posible mejora de las condiciones de pago que incluye el programa y al desembolso de entre 82.000 y 86.000 que incluirá el rescate.

Pese a todas las concesiones que ha tenido que hacer el Gobierno izquierdista respecto a sus aspiraciones iniciales y haberse comprometido a aceptar nuevamente una tutela de las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional), Tsipras prometió que "seguiremos luchando para restablecer la soberanía nacional". Ahora "hay que luchar contra la oligarquía que llevó el país hasta aquí", concluyó.

Reuniones maratonianas

Grecia y los otros 18 socios del euro llevaban negociando 17 horas para buscar un compromiso que les permitiera comenzar las negociaciones de un multimillonario tercer rescate en favor de Atenas.

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona, junto a los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, exploraban desde la tarde del domingo las manera de alcanzar un acuerdo.

Atenas ha aceptado algunas de las medidas que antes rechazaba "Están prácticamente aceptadas todas las condiciones por el Gobierno griego", afirmaron fuentes diplomáticas, en relación al documento consensuado por los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (Eurogrupo) durante el fin de semana, y en el que quedaban algunos flecos que son los que intentan cerrar los líderes.

Durante las negociaciones, Alemania y su canciller, Angela Merkel, al igual que otros países afines a la ortodoxia económica, intensificaron la presión para que Grecia aceptase unas propuestas que van más allá de las que el pueblo heleno rechazó en el referéndum del pasado domingo.

Atenas ha aceptado algunas de las medidas que antes rechazaba, incluyendo algunas de aprobación e implementación tan inmediata como el próximo miércoles. Fuentes oficiales griegas dijeron en Bruselas que "se ha acordado que el Fondo Monetario Internacional estará presente en el futuro rescate a Grecia".

Agregaron que respecto a la creación fondo fiduciario a través del cual se privatizarán activos públicos helenos, "estará finalmente en Atenas y el 50% de sus ingresos serán utilizados para estimular las inversiones en Grecia, y el 50% restante para repagar la deuda griega".

Anuncio por Twitter

Los primeros ministros de Bélgica, Luxemburgo y Malta fueron los primeros en informar, a través de Twitter, de que tras casi 17 horas de maratonianas negociaciones, los líderes alcanzaron un acuerdo con el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, sobre el plan de reformas que pondrá en práctica de inmediato a cambio de iniciar las conversaciones para ese tercer rescate, que se situaría en torno a los 82.000 a 86.000 millones de euros.

"Acuerdo", señaló el primer ministro de Bélgica, el liberal Charles Michel en esa red social sin precisar el contenido del pacto entre Grecia y los otros países de la zona euro, y su homólogo luxemburgués, Xavier Bettel, cuyo país ejerce este semestre la presidencia de turno de la Unión Europea (UE), escribió que "después de 17 horas de negociaciones hemos cerrado un acuerdo. Europa es fuerte".

También reaccionó en el mismo sentido el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, quien mencionó en la misma red: "acuerdo". "Europa ha decidido una hoja de ruta. Ahora todo depende de su implementación", añadió el primer ministro estonio, Taavi Roivas, también en la misma red social.

Encuesta

¿Crees que ha hecho bien Alexis Tsipras en aceptar el acuerdo con los acreedores de Grecia?

Sí, era la única solución para sacar adelante el país.
26,88 % (578 votos)
No, porque las medidas acordadas son similares a las que había antes del referéndum. Tsipras ha fallado a los griegos.
29,21 % (628 votos)
Las medidas son muy duras. Tsipras debería haber llegado al punto extremo de que Grecia saliera del euro.
43,91 % (944 votos)