Una jueza y su acusado
Momento en el cual la jueza Mindy Glazer reconoce en un acusado a un viejo compañero del colegio. YOUTUBE

Encontrarse a un viejo compañero del colegio suele ser algo emotivo, aun cuando se produce en los momentos más serios. Fue lo que ocurrió esta semana en un juzgado de Miami, Florida, informa la NBC.

Un hombre, Arthur Booth, de 49 años de edad, estaba siendo juzgado por el robo en un domicilio, huir en un coche y resistirse a su detención. De repente, la jueza, Mindy Glazer, le pregunta al acusado si de niño "fue al colegio Nautilus". En ese momento, el acusado se echó a llorar al darse cuenta de que en efecto, conocía a la magistrada.

"Me apena verte aquí, siempre me pregunté que fue de ti", dijo la jueza, que posteriormente se dirigió a la audiencia: "Este era el niño más amable de mi colegio, era el mejor, solía jugar al fútbol con él y miren ahora lo que ha pasado". "Espero que seas capaz de cambiar tus caminos, buena suerte. Lo que es triste es lo viejos que nos hemos hecho. Buena suerte, espero que seas capaz de salir de esto y tengas una vida recta", concluyó Glazer.

Mientras la jueza decía estas palabras, el acusado no paraba de llorar y de repetir "¡Dios mío, Dios mío!", emocionado. Booth fue encarcelado y se le impuso una fianza de 43.000 dólares.