La Policía Foral imputó el pasado mes de junio a 41 conductores como presuntos autores de delitos contra la seguridad vial. Del total de imputados, más de la mitad (23), superaron la tasa permitida en las pruebas de alcoholemia. Entre ellos, 14 conductores triplicaron la tasa permitida y tres la cuadruplicaron.

Además, un conductor se negó a realizar el test de drogas perceptivo y otro conducía con síntomas de encontrarse bajo los efectos del alcohol. Cabe señalar que cinco de los imputados por alcoholemia positiva realizaron la prueba después de sufrir un accidente.

El resto de delitos cometidos fueron conducir sin puntos (9 conductores), conducir sin haber obtenido nunca el permiso (4 conductores), y conducir con el permiso retirado por decisión judicial (4).

En concreto, ha informado el Ejecutivo foral en un comunicado, el pasado día 12 de junio, una patrulla de Policía Foral de la Comisaría de Elizondo que realizaba un control de seguridad ciudadana en Sumbilla, paró un vehículo cuyo conductor presentaba síntomas evidentes de circular bajo la influencia de sustancias estupefacientes.

Al realizar las pruebas legalmente establecidas para la detección de drogas, dio positivo en anfetamina-metanfetamina y cannabis, por lo que se pasó a realizar el test de drogas establecido.

El conductor, un vecino del valle de Baztán de 30 años, se negó a realizar correctamente el test en dos ocasiones, deteriorando los elementos del test y por tanto, invalidando las pruebas. Como consecuencia, fue imputado por un delito de negativa a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la detección de sustancias estupefacientes.

Además fue sancionado administrativamente porque estaba en posesión de una sustancia estupefaciente. Los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Instrucción nº 3 de Pamplona.

Triplica la tasa de alcohol en un accidente

Por otro lado, el pasado 26 de junio, agentes de Policía Foral de la Comisaría de Estella recibieron aviso de un accidente ocurrido en la localidad de Mendavia en el que se vieron implicados dos vehículos.

El conductor de uno de ellos, un vecino de Mendavia de 28 años, triplicó la tasa máxima permitida en la prueba de alcoholemia, por lo que le fue imputado un delito contra la seguridad vial. Además, fue sancionado administrativamente por carecer el vehículo la ITV correspondiente.

El accidente se saldó con tres heridos leves siendo el imputado uno de ellos. Los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Estella.

Imputado por conducir sin autorización

Por otra parte, el pasado día 20 de junio una patrulla de Policía Foral de la Comisaría de Tafalla observó en una calle de Olite cómo un ciclomotor, en el que circulaban dos personas, realizaba una maniobra extraña al detectar su presencia, por lo que los agentes detuvieron el vehículo e identificaron a sus ocupantes.

El conductor del ciclomotor, un vecino de Olite de 20 años, fue imputado por conducir un vehículo a motor sin autorización al carecer de ésta. Además el vehículo no tenía seguro y la I. T.V. estaba caducada, circunstancias por las que fue denunciado administrativamente. Los hechos fueron puestos en conocimiento del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 1 de Tafalla.

Consulta aquí más noticias de Navarra.