Expertos de la Universitat de València (UV) participan en un gran proyecto de investigación europeo que tiene como objetivo construir un simulador del comportamiento humano a partir del estudio de patrones de las conductas sociales en contextos como el actual en el que interaccionan un gran número de agentes altamente interconectados, informa la institución académica.

El proyecto, bautizado con el nombre de IBSEN [Bridging the gap: from Individual Behaviour to the Socio-tEchnical maN (Cerrando la brecha: del comportamiento individual al hombre socio-técnico)], está financiado con más de 2,5 millones de euros por la Unión Europea con cargo al programa Horizonte 2020 de Tecnologías Futuras y Emergentes (FET por sus siglas en inglés).

El programa FET tiene como objetivo incubar, iniciar y explorar nuevos campos de investigación interdisciplinar de alto riesgo, basados en ideas rompedoras, que sean susceptibles de convertirse en tecnologías disruptivas en un horizonte a medio y largo plazo. Las tecnologías disruptivas son las innovaciones capaces de desplazar a las tecnologías dominantes a pesar de tener en principio bajas prestaciones, como por ejemplo ocurrió con las radios de válvulas y los transistores, o la telefonía fija y la móvil, explica la Universitat en un comunicado.

IBSEN será desarrollado por un consorcio de alto nivel investigador formado por siete grupos de investigación de cuatro países de la Unión. El nodo de la Universitat de València está liderado por la profesora Penélope Hernández, que durante tres años ha dirigido el Laboratorio de Investigación en Economía Experimental (LINEEX), un centro pionero en España que tiene como objetivo estudiar, comprender, predecir y cuantificar el comportamiento de las personas cuando interactúan en contextos económicos o sociales.

Para el desarrollo del proyecto, señala la profesora Hernández, "va a ser clave la dilatada experiencia adquirida por el LINEEX, ya que ha trabajado para organismos como el Instituto de Prospectiva Tecnológica de la Comisión Europea, con importantes empresas españolas del sector financiero y de gran consumo".

El equipo de IBSEN está formado por físicos, economistas, biólogos, psicólogos sociales y científicos de la computación, porque añade Hernández, "el proyecto requiere de un alto grado de interdisciplinariedad, ya que aspiramos a construir un simulador de comportamiento humano, una tecnología que proporcione una base para las simulaciones socioeconómicas que cambiarán radicalmente muchos campos, desde la robótica a la economía, con impactos tecnológicos y sociales, incluyendo la formulación de políticas dirigidas a las cuestiones sociales urgentes".

Ciencia social

Para la investigación se desarrollarán experimentos controlados en los que participarán más de mil agentes —desde consumidores hasta inversores o empresarios— que serán estudiados mediante lo que la profesora Hernández califica como "una nueva forma de hacer ciencia social dirigida a abordar problemas que surgen en una sociedad tecnológicamente muy conectada".

La aspiración de los investigadores, añade, es "proporcionar un gran avance en la construcción de repertorios sobre la conducta humana, mediante el desarrollo de una novedosa configuración para grandes grupos de agentes que proporcionen un protocolo experimental, el software necesario y las herramientas analíticas que permitan estudiar a miles de personas al mismo tiempo".

Para ello, concluye la profesora Hernández, "aplicaremos nuestra configuración a las preguntas específicas de la investigación actual en temas de economía, sociología, finanzas, etc., centrándonos en la fenomenología que pueda surgir en los grandes sistemas en comparación con los sistemas microeconómicos y, asimismo, se modelizarán las reglas que gobiernan la conducta humana tanto en casos micro como macroeconómicos, que incluyen la influencia del contexto social y la identidad individual".

Consulta aquí más noticias de Valencia.