El profesor de bioquímica y biología molecular de la Universidad de Valencia Juli Peretó ha asegurado este viernes que "nunca sabremos la respuesta" y que "seguimos ignorándolo todo" de cómo surgió la vida "exactamente", pero que la ciencia "puede formular cómo podría haber ocurrido" el origen de la vida.

Así, ha asegurado que el estudio sobre el origen de la vida en la Tierra es un "problema antiguo y difícil que nos tiene enganchados" y que en comparación con el pasado, la ciencia puede a día de hoy formular "preguntas mucho más precisas" y desarrollar conceptos que ha calificado de "provisionales" durante una rueda de prensa con motivo de la 'XIII Escuela Internacional de Astrobiología Josep Comas i Solà. El origen de la vida. De los monómeros a las células', que se ha celebrado esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Sobre los estudios actuales acerca del origen de la vida, ha detallado que existen dos aproximaciones, una ascendente, mediante la cual los científicos intentan comprender "cómo la química se organizó en sistemas complejos" y evolucionó hacia la biología, y una descendente, basada en que entender "qué se ha heredado de nuestros ancestros más remotos", los que aparecieron en la Tierra "hace más de 3.000 millones de años".

En este sentido, el investigador de la NASA John Baross ha señalado que en los últimos años se está estudiando cómo el ácido ribonucleico (ARN) pudo preceder al ADN en el origen de la vida, al tiempo que ha considerado "muy interesante" unificar el ARN con las condiciones geofísicas de la Tierra hace 4.500 millones de años. Asimismo, ha recalcado que investigar en otros planetas y satélites puede poner luz sobre las condiciones en las que surgió la vida en nuestro planeta.

"no tenemos ninguna prueba directa"

Por su parte, el científico titular del Centro de Astrobiología CSIC-INTA, Carlos Briones, ha incidido en la posibilidad de que haya habido "materiales orgánicos procedentes de los cometas" que chocaron contra la Tierra hace miles de millones de años.

Asimismo, ha reconocido que los científicos tienen que ser "bastante humildes" en lo relativo a los estudios sobre el origen de la vida "porque las pruebas que tenemos es de algo que pasó hace unos 4.500 millones de años, no tenemos prácticamente ninguna prueba directa". "Hay que ser humildes porque no es algo como investigar las hojas de los árboles", ha incidido.

Asimismo, se ha mostrado partidario, como Peretó, de la importancia de la interdisciplinariedad de la astrobiología, involucrando a biólogos, químicos, geofísicos o astrónomos, y ha defendido que "hay que abandonar posiciones excluyentes de determinadas posibilidades sobre el origen de la vida".

En este sentido, Briones ha comentado que algunos científicos defiende que el principal componente del origen de la vida es la capacidad de replicación —"posiblemente el ARN, capaz de hacer copias de sí mismo", ha recalcado— y que otros se postulan a favor del metabolismo. "Lo más probable es que fue necesaria una combinación de ambos para que surgiera la vida", ha aseverado.

Briones fue el encargado de abrir este jueves el ciclo de conferencias 'Conocimiento y valores' en la UIMP, en una charla en la que comentó que hoy en día "no hay demasiadas evidencias de cómo pudo ser el origen de la vida". "Hay que buscar, profundizar. Es una tarea detectivesca", aseguró, al tiempo que consideró que "sería interesante" la presencia humana en Marte.

"Según se dice, faltan 20 años para que ocurra. Yo espero llegar a vivir para ver a un humano dejar su huella en Marte, uno de los cuerpos principales en los que pensamos que pudo haber vida en el pasado y que esté escondida en su subsuelo", aseguró este jueves.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.