Ola de calor en Madrid
Una joven se protege del sol con un abanico en Madrid. Sergio Barrenechea / EFE

El descenso de las temperaturas, que este jueves afectó a media España, se desvanecerá en las próximas horas por la presencia de una masa de aire cálido que dejará, hasta finales de la próxima semana, temperaturas sofocantes de 40 grados en amplias zonas de la Península.

Las temperaturas diurnas subirán de manera extraordinaria en el área del Cantábrico y en el Alto Ebro, de modo significativo en la mayor parte de la Península y de forma ligero o sin apenas cambios en el Mediterráneo y en áreas de Galicia, ha explicado a EFE Ana Casals, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las temperaturas subirán en una nueva ola de calor, la segunda del verano, que se prevé "excepcional", más por su larga duración que por sus extremas temperaturas

A esas zonas de máximo calor hay que sumar los valles del Guadalquivir, Ebro y Tajo y Guadiana donde se prevé que el ascenso sea también muy acusado, ha apuntado Casals.

El jueves fue la jornada más fresca de la semana con bajadas en casi todas las comunidades debido al frente que desde ayer afecta a la Península, y aunque cargado de nubes rotas y poco activas, el aire frío asociado a su paso es el responsable de este descenso térmico.

En este sentido, Casals ha señalado que en ciudades como Vitoria los termómetros han descendido 10 grados respecto al día de ayer, pasando de 35 a 24 grados.

Debido a esta bajada de las temperaturas, la Agencia de Meteorología sólo mantiene hoy activada la alerta amarilla por altas temperaturas en las provincias de Huesca, Teruel, Zaragoza, Barcelona, Girona, Lleida, Alicante, y en las islas Baleares.

Durante el jueves, Oviedo encabezó la lista de capitales de provincias con la máxima más baja con sólo 20 grados seguida de A Coruña con 22 grados, Bilbao con 23 grados y San Sebastián y Pontevedra con 24 grados.

Albacete, Ciudad Real, Granada, Huesca Jaén, Logroño, Madrid, Murcia, Sevilla y Toledo alcanzarán una temperatura máxima que oscilara entre 34/38 grados.
Por la noche, la mínima más baja la tendrá León con 10 grados seguida de Lugo y Burgos con 12 y 14 grados respectivamente.

Nueva ola de calor, la segunda del verano

Sin embargo el viernes, un día marcado por la estabilidad, las temperaturas subirán en una nueva ola de calor, la segunda del verano, que se prevé "excepcional", más por su larga duración que por sus extremas temperaturas.

Como consecuencia de esta subida, la Aemet pone en alerta naranja (riesgo importante) a las provincias de Jaén, Zaragoza, Albacete, Ciudad Real, Madrid, Vizcaya y Guipúzcoa por máximas que oscilarán entre los 38/40 grados.

En Córdoba, Granada, Huesca, Teruel, Cantabria, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, Burgos, Barcelona, Girona, Lleida, Navarra, Cáceres, Badajoz, islas Baleares, La Rioja y Álava hay alerta amarilla (riesgo) por calor de hasta 38 grados.

Este día destacan Alicante, Madrid, Valencia y Tarragona con una temperatura mínima que no bajará de los 24 grados centígrados.

Alerta naranja en varias comunidades

El sábado sigue el calor con especial incidencia en Castilla-La Mancha, Navarra y Madrid donde persiste la alerta naranja por temperaturas máximas.

Asimismo la Agencia de Meteorología destaca que los niveles de riesgo de incendio previstos para el día de hoy en la Península y en Baleares es alto o moderado, si bien en zonas de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco éste es bajo.

El viernes, y como consecuencia de las temperaturas sofocantes previstas en numerosas provincias, el nivel de riesgo vuelve a ser extremo en Madrid, Cataluña, Castilla y León, Extremadura, amplias áreas de Andalucía y el Levante, entre otras zonas.

Ante esta situación de calor, el índice de radiación ultravioleta también se eleva en la mayoría de las capitales españolas que entre el jueves y el viernes registrarán valores máximos, que oscilarán de ocho a once (de una tabla que va del 1 al 11).

El índice ultravioleta es una medida de la intensidad de este tipo de radiación sobre la superficie terrestre que tiene relación con los efectos sobre la piel humana.