Ecologistas en Acción (EA) ha presentado alegaciones a la autorización solicitada a la Junta de Castilla y León para la celebración de la próxima edición de la concentración motorista invernal Pingüinos en la capital vallisoletana, al entender que la protección de la que goza la zona prevista para la acampada (17 hectáreas) impide realizar esta actividad.

Así lo manifiesta en sus alegaciones, a las que ha tenido acceso Europa Press y en las que considera que la autorización de uso especial que se solicita del monte de utilidad pública número 79 'Antequera' para celebrar Pingüinos no es compatible con hasta seis leyes y diferentes planes o normativas.

Se trata de una parcela de 17 hectáreas anexa a la antigua de la Hípica Militar, contra la que no hay objeción al carecer de protección, que iría destinada a la acampada de los asistentes a la concentración.

Al respecto, el portavoz de Ecologistas en Acción, Miguel Ángel Ceballos, ha señalado en declaraciones a Europa Pres que su opinión no ha variado respecto al lugar elegido para acoger la acampada es la misma y consideran que no se puede hacer en una zona protegida.

Por ello, lo que proponen —aunque no han abordado el tema con el Ayuntamiento— es un estudio de las alternativas para la ubicación en el término municipal o localidades aledañas, sin entrar en si quien lo tiene que hacer es la organización de la concentración, Turismoto, o el Ayuntamiento. Así, considera que así se evitaría el debate todos los años y se podría buscar una ubicación definitiva.

En cuanto a la opción planteada por el PSOE sobre hacer una permuta de la protección entre parcelas para evitar estos inconvenientes, ha incidido en que habría que hacerlo en el marco de la Ley de Montes, algo que no se hace "de la noche a la mañana" y ve más adecuada otra ubicación, ya que esta podría quedar en un estado "lamentable".

Contraria a las leyes

En concreto, el colectivo ecologista considera que sería contraria a las leyes de Montes estatal y autonómica, la de Ordenación del Territorio de Castilla y León, la de Espacios Naturales, la de Urbanismo y la de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, pero además tampoco sería compatible, a su juicio, con las Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de Valladolid y Entorno (DOTVAENT), el Plan Especial de Protección de Usos del Pinar de Antequera y el Plan Especial del Medio Natural del mismo.

Entre las primeras cuestiones que plantean los ecologistas está la necesidad de que se otorgue una concesión y una "simple licencia" para la actividad, pero además recuerda que la propia legislación supedita el otorgamiento de autorización a la acreditación de la compatibilidad de la utilización que se pretende con la utilidad pública del monte.

Ecologistas en Acción explica en sus alegaciones que en un informe de abril del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Valladolid se considera que los posibles daños que se generarían en este lugar sobre repoblado y estrato arbustivo existente, aunque "debiendo ser evitados, no deberían considerarse como limitantes para la persistencia del monte" y concluye que la "supuesta posibilidad de afección a la regeneración artificial existente no debiera suponer motivo de incompatibilidad".

El colectivo contrapone los argumentos de este informe, que señala que los efectos sería "compatibles" con la conservación del monte o, en todo caso, reversibles "a corto o medio plazo" frente a los que se realizaron sobre la concentración en su anterior ubicación, en Puente Duero —que supusieron dos sentencias a favor de Ecologistas y la revocación de la licencia aunque de forma posterior a la celebración de la cita motorista— en los que se señalaba que una concentración de estas dimensiones "no resulta en ningún modo compatible con la persistencia del monte cuando aquella se perpetúa en el tiempo, dado que los efectos perjudiciales que se van a producir en el medio natural son acumulativos".

Además, EA ha recordado que de los cuatro años, posteriormente seis, de ocupación prevista en Puente Duero, se llega a los doce que se proponen en la nueva ubicación aunque se advierta de que en caso de que hubiera resolución positiva sólo sería vigente para la edición de 2016.

"Sin embargo, lo que sabemos tras seis ediciones anteriores de Pingüinos en el entorno de la Playa de Puente Duero es que los efectos sobre el monte de la concentración motorista son severos", señalan los ecologistas en su autorización, en la que detallan los diferentes daños que considera que se hicieron en la anterior ubicación, además de citar los datos del inventariado realizado por la Consejería de Medio Ambiente y sus informes en los que se ponían de manifiesto daños y reducción del regenerado existen en la zona.

Aunque en las alegaciones reconocen que desde el punto de vista forestal la nueva zona de acampada se sitúa en una zona "menos sensible" desde el punto de vista de conservación de la naturaleza que el área utilizada en las convocatorias previas, además en un entorno "más humanizado", consideran que el estrato arbustivo existente "desaparecerá" como "efecto inmediato" de la acampada y la circulación de vehículos con tan sólo celebrar una edición.

Daños similares

Sin embargo, a la vista de los daños causados en anteriores ediciones y las características de esta zona, creen que estos serían idénticos a los ocasionados en la otra ubicación, lo que no les parece "admisible" e inciden en que el coste de la restauración se estima en el informe "de manera poco conservadora" en 48.027,6 euros al final de los doce años de ocupación. "Los daños esperados quedan de manifiesto", añaden.

En cuanto al requisito de la Ley de Montes de justificar que el uso especial solicitado no tiene sustitución viable fuera del monte, los ecologistas consideran que no se justifica la imposibilidad de realizar la acampada fuera del monte y creen que se debe partir de la premisa de que "no es necesario ni imprescindible" escoger un pinar par realizar la concentración, "menos aún si en el mismo confluyen tantas protecciones como las que se dan" en este monte.

Además, a lo largo de las alegaciones EA detalla los motivos por los que considera que se vulneran las protecciones ambientales del lugar elegido para la concentración y recuerda las sentencias de 2014 en las que se declaraba incompatible su celebración con los valores naturales de estas zonas, particularmente la flora.

Así, recuerdan que es un Área de Singular Valor Ecológico (ASVE) y las limitación que esto supone en cuanto a actividades como se recoge en las DOTVAENT, su declaración como Zona Natural de Esparcimiento dentro de la Red de Espacios Naturales de Castilla y León y por lo tanto protegido como las Zonas Naturales de Interés Especial o su calificación como suelo rústico con protección natural en el Plan General de Ordenación Urbana, lo que prohíbe la utilización de vehículos motorizados, por ejemplo.

Finalmente, apuntan que la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas prohíbe actividades que se realicen "cuando no esté garantizada la indemnidad de los bienes, cualquiera que sea su titularidad y, en especial, cuando se trate de espacios abiertos o que formen parte del Patrimonio Cultural y Natural de Castilla y León".

Por su parte, fuentes de la Consejería de Medio Ambiente han confirmado a Europa Press que se lleva a cabo la tramitación de la autorización ambiental —iniciada por el anterior equipo de gobierno a instancias de Turismoto— para la próxima edición y, tras escuchar alegaciones, se ha remitido de nuevo la documentación al Ayuntamiento, que deberá contestar y "más pronto que tarde" se resolverá.

Para la anterior edición, han recordado las mismas fuentes, la autorización era favorable, pero no se celebró la concentración.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.