El fabricante de motocicletas Gas Gas ha entrado en liquidación al no poder afrontar una deuda de 30 millones de euros, según ha explicado a Europa Press el consejero delegado de la compañía, Ramon Puente.

Según ha sostenido Puente, se ha acordado un permiso retribuido para la plantilla, integrada por 93 empleados, hasta que se apruebe el correspondiente expediente de regulación de empleo (ERE), a excepción del departamento financiero y la dirección para preparar con el administrador concursal la venta de la unidad productiva.

"No hay marcha atrás", ha lamentado Puente, tras no haber encontrado ningún comprador ni socio industrial, lo que hubiera permitido la viabilidad de Gas Gas, cuya producción ya se encontraba paralizada.

Los plazos del desenlace final de la compañía, con sede en Salt, dependerán del Juzgado Mercantil de Girona, que realizará la venta de los activos de la empresa para afrontar la deuda.

El fabricante de motocicletas de trial y enduro presentó en mayo concurso de acreedores, cuatro meses después de que se declarara insolvente con la presentación de un preconcurso.

En un comunicado de Facebook, el comité de empresa han lamentado que los socios de Gas Gas hayan optado por la liquidación, dando por cerrada la opción de un posible inversor suizo.

"Con una estrategia llevada por parte de los socios de una manera nefasta para la marca, con el único fin de proteger sus intereses, hoy y de forma unilateral una parte del accionariado israelí se ha decidido por la liquidación", critican los trabajadores.

La plantilla defiende un plan industrial que devuelva a la marca a lo más alto del sector off-road y trial: "Si una cosa tenemos clara es que los trabajadores de Gas Gas sabemos hacer motos y que solo necesitamos un empujón económico y un buen equipo directivo".

Consulta aquí más noticias de Girona.