Incidentes en Barcelona
Pequeñas hogueras en el paseo de Gràcia de Barcelona para protestar contra la reforma laboral el 29M. EFE

La Fiscalía ha rebajado a seis años y medio de cárcel, frente a los ocho con nueve meses que solicitaba inicialmente, su petición de pena para Isma y Dani, los estudiantes de Física que permanecieron más de un mes en prisión preventiva acusados de quemar contenedores en la huelga general del 29-M.

La reducción se deba a la retirada de los cargos por resistencia a la autoridad Según han informado fuentes judiciales, la Generalitat -que ejercía la acusación particular en la causa- ha rebajado también su petición de condena de tres años y medio de cárcel a uno, mientras que el Ayuntamiento de Barcelona se retiró del procedimiento por decisión del nuevo equipo de gobierno dirigido por Ada Colau.

La rebaja de pena del ministerio público obedece a que la Fiscalía ha retirado los cargos por el delito de resistencia a la autoridad, al entender acreditado que los mossos d'Esquadra que detuvieron a los estudiantes se lesionaron al caer durante la persecución pero no por la agresión de los imputados.

Los agentes se lesionaron durante la persecución Por el contrario, el ministerio público ha mantenido la acusación contra Isma y Dani por los delitos de desórdenes públicos, atentado y daños, mientras que la Generalitat los sostiene por desórdenes públicos y también por daños.

La Fiscalía ha dado credibilidad así a la versión de los Mossos d'Esquadra, que mantiene que los estudiantes -integrados en un grupo de entre 15 o 20 jóvenes- cruzaron cuatro contenedores en la avenida Diagonal de Barcelona y quemaron dos de ellos, mientras apedrearon a una patrulla de la Guardia Urbana.

Los estudiantes, por el contrario, niegan haber provocado altercados en la huelga general del 29M y argumentan que llevaban líquido inflamable en la mochila porque su intención era efectuar una acción reivindicativa quemando libros y un "monigote" en el campus universitario. De hecho, los peritos que han declarado este jueves han dicho que la botella de líquido inflamable estaba precintada y no tenía huellas dactilares de Isma.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.