Jaime Echegoyen
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen (i), conversa con el presidente de la comisión de Economia y Competetividad, Ovidio Sánchez antes de comparecer en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. Juan Martinez Espinosa/EFE

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocida como el "banco malo" español, ha vendido en los dos últimos años más 24.000 viviendas a particulares, y ha reducido en 6.500 millones de euros sus activos problemáticos, según su presidente, Jaime Echegoyen.

Echegoyen ha comparecido a petición propia en la comisión de Economía del Congreso, donde ha hecho balance del último ejercicio de la entidad. En estos dos años también se han gestionado más de 20.000 propuestas de empresas, y se han realizado 25 grandes operaciones de venta de carteras mayoristas de activos, sobre todo préstamos.

Con todo ello, ha detallado Echegoyen, Sareb ha ingresado más de 8.000 millones de euros y ha sido capaz de amortizar 5.400 millones de los 50.700 millones de deuda privada que tuvo que emitir para hacerse con los activos tóxicos de los bancos.

Sólo en 2014, ha explicado Echegoyen, se vendieron más de 15.300 inmuebles a particulares y se adjudicaron más de 500 suelos, con lo que en el año los ingresos alcanzaron 5.113 millones de euros y se pudo amortizar un 50 % más de deuda que en 2013. También se redujeron las pérdidas operativas hasta 62 millones de euros, desde los 144 del año anterior, aunque el resultado final del ejercicio también acusó las provisiones.

En lo que va de año -entre enero y junio-, Sareb ha vendido 5.000 inmuebles a particulares, lo que representa un ritmo de 28 diarios; y un 60% de estas operaciones, ha aclarado Echegoyen, se han llevado a cabo desde el balance de los promotores, para facilitar la venta de las viviendas que figuraban como garantía de sus préstamos.

La mayor parte de deudores, pymes

Aunque Sareb no es un banco y no puede ofrecer financiación a las empresas, ha dicho, la mayor parte de sus deudores son pymes, que sin ayuda no podrían reducir sus deudas; y ahí es donde la entidad puede ofrecer "tiempo y flexibilidad".

En el primer semestre se han cerrado 23 operaciones de venta de suelo, un 43% más que en el mismo periodo del año pasado, y se han cuadruplicado los ingresos.

Sareb no es una entidad con fines sociales, ha señalado Echegoyen, y no tiene hipotecas de particulares, pero es consciente de su responsabilidad y de los "problemas que atraviesan muchas familias para acceder a una vivienda digna", por lo que ha hecho público su compromiso para colaborar "en la medida de lo posible" para mitigar este problema.

Fruto de este compromiso ha sido la cesión temporal de viviendas con destino a alquileres sostenibles, y a finales de 2013 se pusieron en el mercado 2.000 viviendas con rentas bajas que gestionan los gobiernos regionales. Ya hay acuerdos con Cataluña, Aragón, Galicia y Canarias, éste último pendiente de cerrarse. Echegoyen ha anunciado que Sareb espera extender estas prácticas a otro tipo de activos, y no limitarlas sólo a las viviendas.

También se ha referido a la cobertura de tipos de interés que contrató en agosto de 2012, que ha funcionado como una cláusula suelo y ha impedido que se beneficie de la bajada del euríbor. Pese a ello, Echegoyen ha defendido que ha sido un instrumento que ha permitido eliminar la incertidumbre asociada a los tipos de interés y establecer los costes financieros en torno al 1%.