La Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) ha presentado este lunes el Corpus Informatitzat del Valencià (CIVAL), uno de los proyectos más ambiciosos de la institución normativa que recopila ocho siglos de textos valencianos en una "formidable base de datos" informatizada con la que se quiere dar "un paso decisivo para todos los investigadores de la historia, la cultura y la lengua del pueblo valenciano".

Así lo ha destacado el presidente de la AVL, Ramón Ferrer, durante la presentación de esta nueva herramienta, elaborada por la Sección de Documentación de la AVL, que ha trabajado en ella durante los últimos ocho años.

El acto coincide con el mismo día, también 29 de junio, que hace ahora 308 años que se publicó en 1707 el Decreto de Nueva Planta. "Si aquel decreto representaba la postergación del valenciano escrito de los ámbitos públicos, el CIVAL, por el contrario, representa la voluntad de recuperar nuestro patrimonio cultural y restaurar la dignidad del valenciano y poner al alcance de todos los textos que han ido gestando nuestros escritores, notarios y escribanos durante siglos", ha recordado Ferrer.

El CIVAL recoge inicialmente más de cuatro mil documentos e incorpora desde el Libro del reparto de Jaume I hasta obras modernas, divididas en dos grandes subcorpus: 1.600 que marcan la evolución de la lengua, y 2.500 del valenciano actual, hasta reunir ocho siglos de producción literaria en valenciano, de modo que estudia la lengua que se ha utilizado a lo largo de los siglos.

Para Ferrer, esta nueva herramienta marcará "un antes y un después en el conocimiento del valenciano" y para la AVL es todo un "orgullo, además de un honor cultural y lingüístico".

La AVL pone desde hoy al alcance de la sociedad este potente fondo documental a través de su página web para fomentar un mayor conocimiento de la lengua valenciana, desde la vertiente lexicográfica, gramatical u onomástica, e "incluso puede convertirse en un verdadero y completísimo Diccionario de autoridades", cómo ha apuntado el presidente de la Sección de Documentación de la AVL, el profesor Albert Hauf.

Los materiales, copiados con la máxima fidelidad posible, y con puntual referencia en la página y la edición, son de temáticas diferentes y de procedencia diversa: actas notariales, libros de corte, epistolares, dietarios, novelas, poemas, canciones, relatos, artículos o ensayos. También se han incorporado textos jurídicos, administrativos, monografías científicas y técnicas, sin olvidar las actuales ediciones en línea de revistas, blogs o cualquier tipo de colaboración escrita en el mundo de las redes.

El CIVAL se ha hecho eco de un caudal tan diverso como diversas son las expresiones textuales actuales, ha explicado por su parte el jefe de la Unitat de Recursos Lingüisticotècnics de la AVL, Josep Lacreu, que ha mostrado en detalle la aplicación para extraer la información dentro de este universo documental.

La web permite la posibilidad de buscar en dos grandes subcorpus (diacrónico y sincrónico); la opción de poder combinar esta busca con otros 14 subcorpus más atendiendo la tipología textual y la temática de los textos, y, sobre todo, unas estrategias de busca combinada de secuencias de un máximo de seis palabras, seguidas o precedidas de tantas otras categorías gramaticales, facilitan toda clase de investigaciones.

"reconciliarnos con nuestras raíces"

El CIVAL estará "en permanente renovación, prácticamente cada semana estará actualizándose", ha avanzado Lacreu.

Según ha señalado, esta herramienta permite ver la evolución de las palabra, por lo que ha abogado por "evitar prejuicios y estar orgullosos de nuestras variantes" frente al "menosprecio que muchas veces los valencianos hacemos, creyendo que hablamos mal". Así ha instado a "reconciliarnos con muchas de nuestras raíces".

Consulta aquí más noticias de Valencia.