"Lo más interesante del desmán ibérico es que es un bioindicador del estado de nuestros ríos"

  • El proyecto Life+ Desmanía trabaja desde 2012 en la mejora del hábitat y la conservación del desmán ibérico, en grave peligro de extinción.
  • Sonia Castañeda dirige la Fundación Biodiversidad, organismo en el que se engloban este y otros proyectos de conservación.
  • "El desmán es una especie desconocida, muy tímida y difícil de ver, lo que no quiere decir que no sea importante".
Sonia Castañeda, Directora de la Fundación Biodiversidad.
Sonia Castañeda, Directora de la Fundación Biodiversidad.
FUNDACIÓN BIODIVERSIDAD

El desmán ibérico, un pequeño mamífero acuático que está cerca de ríos, torrentes y lagos en zonas montañosas, se encuentra, según los últimos estudios, de población en una profunda regresión.

Este animal está presente principalmente en España, donde se encuentra su mayor población, pero también está en Portugal y en la vertiente francesa de los Pirineos. La especie ha reducido su presencia en varias cuencas, incluso ha desaparecido y se puede dar por extinguida en muchas de ellas y, en aquellas donde todavía está presente, existen datos de su retroceso poblacional tanto a nivel de densidad de población, como de ocupación de cauces y habitas.

El proyecto LIFE+ Desmaniapara la conservación del desmán, aprobado por la Comisión Europea en 2012 , y en el que colaboran ocho entidades de ámbito nacional y regional (de Extremadura y Castilla y León), así como la Fundación Biodiversidad, tiene el objetivo de conocer y analizar la distribución de la especie y las causas de su regresión poblacional, para así tomar medidas que mejoren su hábitat y aseguren la continuidad de la especie. Por el momento, en el marco del proyecto se han localizado 237 ejemplares de desmán.

Sonia Castañeda, licenciada en Derecho y Máster en Organización Jurídica, Económica y Social del Medio Ambiente, es directora de la Fundación Biodiversidad, el organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente que engloba este proyecto de conservación.

¿Cuál es el nivel de concienciación social respecto a un animal tan desconocido como el desmán?

El desmán es una especie muy desconocida, pero además muy tímida y muy difícil de ver. Por eso una de las iniciativas del proyecto Life+ Desmanía es comunicar y sensibilizar sobre el desmán a través de materiales divulgativos, entre ellos materiales dirigidos a público infantil, como camisetas y cuentos. Pero que haya pocos o que no sea fácil de ver, no quiere decir que no sea importante y no se pueda conocer y divulgar.

¿En qué situación se encuentra ahora el desmán? ¿Hay optimismo respecto a su situación?

Como todas las especies que están en peligro de extinción, todos los trabajos que hagamos por frenar su declive son importantes y son una carrera de fondo. Su estabilidad depende de muchas variables y las causas de que estén en peligro de extinción son muy diversas, entre ellas la amenaza del visón americano, la degradación de los bosques de ribera y la calidad y la cantidad de las aguas. Lo más interesante del desmán es que es un bioindicador que muestra el estado de nuestros ríos.

El visón americano se ha convertido en su principal depredador. ¿Cómo se está controlando la extensión de esta especie? ¿Afecta sólo al desmán ibérico ?

Es un depredador alóctono (originario de otro país) que tiene un impacto, no sólo en el desmán, sino en muchas otras especies. Lo que hemos hecho en el proyecto ha sido hacer un seguimiento y control poblacional del visón, tanto en Extremadura como en Castilla y León, y se han realizado capturas de más de 300 ejemplares de esta especie predadora, invasora y exótica.

¿Qué se hace con los visones capturados?

Siguiendo la Estrategia Nacional, y tal como lo establece la misma, se procede a su sacrificio mediante métodos homologados que impidan el sufrimiento animal. Hay que tener en cuenta que se trata de una especie invasora y no solo pone en peligro la supervivencia del desmán y otras especies sino también el hábitat de la zona que habita.

 Una de las fases del trabajo que realizan es contabilizar la población existente, ¿qué situación están arrojando los datos? ¿Han aparecido poblaciones con las que no se contaba?

Para conocer más sobre la especie, a nivel territorial hemos analizado más de 5.000 kilómetros de río, obteniendo más de 800 muestras que hay que analizar, para compararlos con datos históricos y ver si hay apariciones o desapariciones de los sitios donde se tenía información de presencia de la especie. También se ha hecho una labor muy potente a través de jornadas con técnicos y agentes, que son las personas que están día a día en el territorio y las que pueden conseguir manejar esas cifras finales.

Son animales muy sensibles a la pérdida de calidad de los ríos y a la disminución de su caudal. ¿Han afectado más los factores naturales o los factores humanos en este proceso? ¿Qué medidas se están tomando para recuperar el hábitat natural del desmán?

En cuanto al hábitat acuático, las infraestructuras de los ríos, como por ejemplo los azures, las presas o los puertos naturales, afectan particularmente al desmán. Por ello todas las infraestructuras que no estén autorizadas está previsto que se eliminen, al igual que se pretenden disminuir las dotaciones de aguas en los cauces o la estación de áridos y limos, actuando mediante técnicas que no sean invasoras del medio y que sean novedosas.

En el hábitat de rivera se prevé restaurar cubiertas vegetales, mediante repoblaciones o revegetaciones, o hacer plantaciones de enriquecimiento, eliminar los tapones no naturales en los ríos y practicar selvicultura de ribera.

Hay temas que hacen que los caudales de los ríos disminuyan por debajo del caudal ecológico, que es algo que afecta no sólo a la presencia del desmán sino también a su fuente de alimentación, los macroinvertebrados bentónicos, y que en ocasiones se debe a detracciones abusivas. Con el proyecto vamos a comprobar que el río está funcionando, que el caudal ecológico se está respetando y que por lo tanto hay un hábitat favorable para la especie. En caso de que se identifiquen detracciones abusivas de agua, incumpliendo la normativa aplicable, se tomarán las medidas pertinentes.

Life+ Desmanía comienza en 2012 y cuenta con el apoyo de ocho entidades de Extremadura y Castilla y León, sin embargo hay otras regiones, como los Pirineos y la zona Cantábrica, donde también está presente. ¿Por qué no hay instituciones de esas regiones que formen parte del proyecto? 

Extremadura y Castilla y León son las zonas donde hay más presencia de especie y donde las labores de rehabilitación del hábitat pueden ser más contundentes para conseguir una recuperación positiva. Este es un proyecto que se desarrolla del 2012 a 2016 y toca un montón de provincias: León, Zamora, Salamanca, Ávila, Palencia y Cáceres, un gran proyecto de dos millones y medio de euros en el que una de las cosas positivas es, no sólo que colabora la Fundación Biodiversidad, sino también infinidad de instituciones, desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Junta de Castilla y León, La Junta de Extremadura, la Fundación Patrimonio Natural, las Confederaciones Hidrográficas, y empresas y ayuntamientos.

Trasladar ejemplares es uno de los métodos de repoblación que se plantean, ¿Cómo se va a desarrollar este proceso?

Esta acción estaba contemplada inicialmente en el proyecto, pero dado el estado general de la población y tras estudiar su situación, se ha descartado por no haber importantes poblaciones que pudieran ser donantes.

¿Hay algún programa de cría en cautividad?

En el marco del proyecto no, no me consta que haya algo así, pero tal vez haya proyectos paralelos que estén trabajando en ello y que desconozco.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento