Los recepcionistas del hotel Imperial Marhaba y el personal de la playa llamaron "inmediatamente" a la policía al oír los primeros disparos, según han asegurado a Europa Press fuentes de la cadena española RIU, a la que pertenece el hotel atacado.

El ministro de Interior de Túnez, Mohamed Nayem Gharsalli, lamentó el pasado domingo que el dispositivo de seguridad del hotel donde se produjo el atentado del viernes que costó la vida a 39 personas "no alertó a su debido tiempo a la Policía para repeler el ataque de Estado Islámico.

Por otro lado, la cadena subrayaba que en el hotel quedan 40 clientes (mientras que el pasado sábado había 100) que han decidido "quedarse y finalizar las vacaciones como tenían previsto cuando llegaron" como "forma de rebelarse contra lo ocurrido y apoyar a Túnez".

RIU defendió que están "trabajando 24 horas intensamente" en esta "tarea delicada y nada fácil".

Para ello, están prestando apoyo psicológico constante con expertos extranjeros y locales que también han trasladado los touroperadores y están disponibles "a nivel operativo para todos los familiares de las víctimas y personas heridas".

El objetivo del atentado fue el hotel Imperial Marhaba, de la cadena mallorquina RIU, en Port El Kantaui. A mediodía del viernes, un hombre que llegó en una lancha con un 'Kalashanikov' escondido en una sombrilla a la playa abrió fuego contra los turistas que se encontraban allí.

A causa del ataque han fallecido turistas extranjeros, entre ellos británicos, alemanes y belgas.