El abogado, Eduardo Ranz Alonso, especializado en Memoria Histórica y Derechos Humanos, ha solicitado al Ayuntamiento de Logroño la redefinición de un total de 17 calles de la capital y al de Albelda de Iregua, de tres calles, por considerarlas "conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura".

Según ha informado a Europa Press, el abogado ha realizado esta petición "tras haber asistido a diferentes exhumaciones y trabajos a pie de fosa y encontrar en todas ellas las mismas reflexiones de familiares" que consideran que "no pueden exhumar a sus seres queridos y además tienen que soportar la humillación de ver calles o simbologías en pleno siglo XXI de quienes ordenaron asesinarles".

En el caso de Logroño, Ranz ha presentado el derecho de petición ante el Ayuntamiento solicitando la redefinición de 17 calles que son: Calvo Sotelo, Víctor Pradera, Miguel Escalona, General Sanjurjo, García Morato, General Primo de Rivera, Capitán Cortés, plaza de Luis Martín Ballesteros, Antonio Sagastuy, Milicias, José Santos Ascarza, Defensores de Villarreal, Coronel Inerárity, Jorge Vigón, Plaza Alférez Provisional, General Yagüe y parque González Gallarza.

Además, ha entregado una petición similar en el caso de Albelda de Iregua por las calles General Franco, José Antonio y Calvo Sotelo.

Unas peticiones con las que el abogado pretende que se pronuncien los Ayuntamientos (el de Logroño y el de Albelda) indicando "una ordenanza" que lleve camino "a retirar la simbología de exaltación de Guerra Civil".

Denuncia al obispo de calahorra y la calzada-LOGROÑO

Además, Ranz Alonso ha presentado una denuncia al Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño así como alegaciones Canónicas ante el Obispado solicitando la retirada de una inscripción situada en la fachada de la Concatedral de La Redonda que cuenta "con simbología franquista". En este caso, "el obispado de Calahorra tendrá que explicar porqué no está dando cumplimiento al derecho canónico ante un abuso de esta mezcla de iglesia-estado".

En concreto en la inscripción se puede leer: "España, vencedor del comunismo en la cruzada que levantó este día, busca la paz del imperio por la unidad, por la grandeza, por la libertad. En el nombre de Franco, el Caudillo. Arriba España XVII-XVIII-XIX julio MCMXXXVI".

Para el abogado "mantener estas simbologías supone vulnerar las normas del derecho canónico".

PLAZOS

En el caso de los plazos, ha explicado, los Ayuntamientos tienen 45 días para responder conforme a la normativa del derecho de petición, mientras que en el caso de los obispos, aunque no tienen plazo estricto, "por analogía le aplicamos tres meses" y el juzgado de Instrucción "lo que tarde en tramitar el asunto".

Con estas peticiones y denuncias espera "una resolución inmediata" argumentando en el caso del obispado de "por qué no se ha retirado" y en las peticiones a los Ayuntamientos "ordenanzas que redefinan estas calles".

Además, Eduardo Ranz ha avanzado que el próximo 18 de julio se escribirá a la mayoría de los Parlamentos Autonómicos "solicitando la elaboración de un catálogo de vestigios de Guerra Civil y Dictadura" y también se aportarán "las respuestas o no respuestas de los Ayuntamientos". Además, se pedirá audiencia a los presidentes de las comunidades autónomas.

Ese mismo día se presentará en la Nunciatura un escrito dirigido al Romano Pontífice y a la Curia Romana, inmediatos superiores, "dando traslado tanto de las respuestas como no respuestas de los Arzobispados u Obispados, y se solicitará a la vez remoción (traslado), de los Obispos, Obispos Auxiliares y Arzobispos que no han cumplido debidamente con el derecho canónico, el Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, incluido".

Con todo ello, ha finalizado, se trata de "algo más que una argumentación moral" por entender que "mantener la simbología franquista en las calles es ser cómplice de la exaltación de la Guerra Civil y Dictadura en el año 2015".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.