Estrés laboral
Trabajador de oficina. EFE

Los constantes cambios a los que está sujeto el panorama laboral actual se han traducido en un incremento de la competencia y de las exigencias para las organizaciones. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 59% de los trabajadores en España sufre algún tipo de estrés en el trabajo.

Esta situación puede generar altos niveles de presión entre sus miembros al convertirse en parte de la cotidianidad laboral de éstos profesionales y propiciar así en ellos la aparición de patologías como el estrés, depresión, insomnio o adicción al trabajo. Trastornos en los que el factor emocional o psicológico juega un papel determinante.

Según un estudio de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo, el 28% de los trabajadores europeos se ve envuelto en situaciones de estrés.

El 28% de los trabajadores europeos se ve envuelto en situaciones de estrés

Esta circunstancia, a la larga, puede crear lo que se ha denominado como Síndrome de Burnout o desgaste profesional: fatiga crónica o ineficacia que, según el mismo estudio, sufren un 20% de los empleados europeos.

Las consecuencias  de este tipo de afecciones son negativas tanto a nivel fisiológico como cognitivo, incidiendo en muchos aspectos del ciclo vital de cualquier adulto. La mayoría de estas situaciones son causadas por el ritmo de vida actual, que provoca un estado de constante activación, la ansiedad que de ello se deriva o el incumplimiento de aspiraciones laborales y objetivos a largo plazo.

Generar un entorno laboral saludable resultará, por tanto, beneficioso para ambas partes: el trabajador mejorará en calidad de vida y la empresa en rendimiento profesional.

Técnicas para prevenir enfermedades profesionales

La clave para prevenir el estrés laboral y los riesgos psicosociales desde las empresas reside en la organización y la gestión del trabajo. Técnicas como organizar las labores mediante bloques, diversificar las relaciones laborales, recompensar a los trabajadores por un buen rendimiento, favorecer la motivación y la ambición mediante una mayor participación o establecer políticas que ayuden a los empleados a conciliar su vida personal y profesional.

Empresas líderes en USA Y UK como Google o Price Waterhouse Coopers, ya están aplicando técnicas como el Mindfulness, una herramienta que promueve el bienestar en el trabajo a través de la oferta de cursos de meditación dirigidos a reducir el estrés de sus empleados durante y después de las jornadas de trabajo.

En el último estudio sobre Employer Branding publicado por Randstad: 'Cuando la percepción puede convertirse en realidad' en el que se revelaban los factores determinantes para los trabajadores a la hora de elegir empresa, un ambiente de trabajo agradable, la conciliación entre el trabajo y la vida privada y la flexibilidad eran algunos de los criterios más valorados.