Comisión Ejecutiva Nacional de CiU
El presidente de la Generalitat y de CiU, Artur Mas (c), junto a los secretarios generales, Ramón Espadaler (2i), y Lluis Corominas (2d), y los miembros de la ejecutiva, Josep Antoni Durán Lleida (i) y Josep Rull (d). Alberto Estévez / EFE

Convergència (CDC) y Unió (UDC), tras 37 años juntos, han sellado este miércoles su ruptura en el Congreso y, aunque compartirán grupo parlamentario porque el Reglamento no da margen a otras fórmulas, tendrán su propia voz en los debates, cada uno votará lo que determine y sus diputados se sentarán en filas distintas del hemiciclo.

El nuevo grupo se llamará de Convergència y de Unió y formalmente mantendrá a Josep Antoni Duran i Lleida como portavoz titular, porque el Congreso no permite tener dos (sólo adjuntos), pero se organizarán como dos subgrupos con tiempos y cupos de iniciativas repartidos en función de su número de diputados, 10 de CDC (62,5%) y 6 de UDC.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el diputado Pere Macias, que a partir de ahora será el portavoz de CDC, con Carles Campuzano como adjunto.

Se repartirán los tiempos y votarán de forma independiente

En las comisiones, donde CiU tenía dos puestos, los asientos se repartirán a la par (uno para cada uno) y en todos los debates habrá dos voces y se repartirán los tiempos en esa proporción (10 a 6), salvo que se trate de asuntos en los que ambos estén de acuerdo y no merezca la pena dividir el turno de palabra. Luego cada partido votará lo que estime oportuno, que podría ser lo mismo.

En el Salón de Plenos del Congreso la ruptura será visible en la distribución de los diputados en los escaños reservados para CiU: En la primera fila se verá a los cuatro principales de CDC, detrás los seis de UDC, y más arriba el resto de convergentes.

Convergència aspira además al puesto de la Mesa del Congreso que ha dejado vacante Jordi Jané al ser nombrado consejero de Interior del Gobierno catalán, pero aún no ha decidido su candidato. Tampoco se ha informado de quién le sustituirá en su escaño.

Aunque Convergència pasará a ser un subgrupo tendra toda la autonomía y capacidad de actuación parlamentariaMacias ha insistido en que, aunque técnicamente CDC pasará a ser un subgrupo, tendrá "todo el funcionamiento, toda la autonomía, toda la capacidad de actuación parlamentaria" que deseaban y que les va a permitir "desarrollar con normalidad" su labor.

Aplicarán el mismo esquema en el Senado

CDC y UDC trabajarán, ha insistido, "como dos fuerzas políticas", una vez creado el "marco" para que esto sea posible, y que los convergentes considera "satisfactorio". Según ha explicado Macias, este mismo esquema se aplicará en el Senado, donde la desproporción es aún mayor.

Acompañado por la mayoría de diputados que le acompañarán en este subgrupo, el que será su portavoz ha expresado la "satisfacción" de todos por el trabajo realizado estos años por CiU, que ha hecho "aportaciones decisivas" y "forma parte de la historia" de la Cámara Baja.

En estos años, ha insistido, ha demostrado "gran eficacia, gran responsabilidad y utilidad absoluta para defender los intereses de Cataluña en las instituciones del Estado".

"Salimos por la puerta grande como CiU", ha afirmado Macias, que ha destacado el trabajo "relevante" que han tenido en esta historia miembros de CDC, como Miquel Roca, Francesc Homs, Xavier Trias y Jordi Jané, que han dejado su "huella" en el Congreso.

Y ahora, ha dicho, tienen que "mirar al futuro", con el "fin de una singladura tan importante como la de CiU", para empezar una nueva singladura, la de Convergència.