Papeleo
Autónomo realizando un trámite con la administración. EFE

La pensión de más del 85% de los autónomos no supera los 635 euros, ya que este porcentaje de trabajadores cotiza por la base mínima. Así, esta cantidad supone casi la mitad que la pensión media de un trabajador asalariado, que alcanza los 1.155 euros. Así lo pone de manifiesto el estudio 'Emprende tu jubilación' realizado por la Universidad de Barcelona y VidaCaixa, que además alerta de la desprotección de pymes y autónomos ante la jubilación.

Una de las principales características de la cotización de estos colectivos es la flexibilidad para decidir qué base prefieren aplicar. En este sentido, la elección de la base mínima conlleva a una pensión un 40% inferior a la media de los trabajadores por cuenta ajena.

En este contexto, el 65% de los trabajadores por cuenta propia que cotizan por esta base no pueden permitirse aumentarla y, además, un 25% no confía en el sistema público de pensiones. Así, las principales preocupaciones de este colectivo son que las pensiones públicas no estén garantizadas y que estas bajen.

El colectivo de autónomos representa el 16.7% de los trabajadores totalesLa mayoría de este colectivo, que representa el 16,7% de los trabajadores totales -2,4% por encima de la media europea-, se siente más vulnerable que el resto para lograr una pensión digna. En esta línea, el 65% ha afirmado que su negocio no le permite llegar a fin de mes y tampoco creen que su pensión vaya a ser suficiente para mantener su nivel de vida.

La mayoría no utiliza ningún mecanismo de ahorro

Ante esta situación, la catedrática de la Universidad de Barcelona Montserrat Guillén ha hecho hincapié en el hecho de que casi la mitad de este tipo de trabajadores no realiza ninguna otra acción para complementar la pensión pública.

Guillén ha recomendado que las previsiones a este respecto no se realicen una vez superados los 45 años y que esta planificación sea contabilizada como parte de los gastos del negocio.

Además, ha destacado la importancia de complementar la pensión con otros instrumentos de ahorro o de previsión, ante el hecho de que un 43% de los trabajadores no utiliza ninguna de estas herramientas. En este sentido, lo que sí utilizan mecanismos de ahorro suelen optar por productos financieros de inversión o ahorro.

El 10% de los hogares tienen a un autónomo como cabeza de familia

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de VidaCaixa, Tomás Muniesa, ha resaltado la importancia de bonificar sobre todo a determinados subgrupos de este colectivo heterogéneo, "como podrían ser los emprendedores". Además, el estudio refleja que "una norma única para todos no es lo más adecuado", ante lo que Guillén ha añadido que sería efectivo añadir ciertos incentivos fiscales para aquellos que decidan invertir en ahorro.

El colectivo ha creado más de 100.000 empleos

Así, Guillén ha asegurado que lo esencial en este contexto no sería cambiar el marco fiscal actual, sino incidir más en la importancia de este sector como creadores de empleo. En este sentido, el estudio destaca que la irrupción de los trabajadores por cuenta ajena ha generado más de 100.000 nuevos cotizantes y "más empleo que ninguna gran empresa por sí sola".

En esta línea, dado el peso que estos trabajadores tienen en la economía y teniendo en cuenta que el 10% de los hogares tienen a un autónomo como cabeza de familia, el estudio destaca la necesidad de informar de la futura pensión pública. Guillén ha afirmado que la mayoría desconoce la pensión que tendrá con su cotización actual y "muchos ni siquiera saben cuánto cotizan".