El fotógrafo de la naturaleza Cemal Gulas es el protagonista este martes en la prensa turca, que recoge con admiración su determinación a cuidar de "Datvi", un osezno salvaje huérfano de tres meses.

Gulas vive junto al cachorro, cuya madre se cree que fue abatida por cazadores, en una zona boscosa en la provincia de Rize, al noroeste de Turquía, y se encarga de darle leche cada día con un biberón y de prepararle para la vida en la naturaleza.

Las fotos de "Datvi" y de Gulas pescando juntos, dándose besos, jugando juntos y trepando árboles llenan hoy las páginas de la prensa turca.

Datvi estaba abocado a ser adiestrado para "bailar" en un circo

A "Datvi" (que significa oso en georgiano) lo hallaron en las montañas Kackar y estuvo a punto de ser enviado al centro de rehabilitación de osos en Bursa, una ciudad cercana a Estambul, pensado para alojar a los oso salidos de circos y adiestrados para "bailar" con el fin de ganar dinero para sus dueños.

Sin embargo, Gulas, que vive en una cabaña de un bosque cercano a donde fue encontrado el cachorro, se interesó por el animal y obtuvo el permiso de las autoridades turcas para criarlo en su entorno natural.

El osezno pasa el día con Gulas pero duerme en el bosque para que no pierda el contacto con la vida salvaje y se prepare para la dura vida de un plantígrado adulto.

Desde entonces Gulas y "Datvi" comparten una actividad diaria que consiste en pescar juntos, trepar a los árboles, buscar hierbas, e incluso duermen la siesta juntos, todo hasta que al final del día el oso se marcha para pasar la noche en el bosque.

Su caso recuerda al del famoso Knut berlinés , un osezno que ha sido criado por uno de los cuidadores del zoo alemán después de que fuera rechazado por su madre.