Perros para comer
Un grupo de perros, antes de ser vendidos para ser comidos en Yulin, China. GTRES

Yang Xiaoyun es una mujer china que esta semana, se gastó cerca de 1.000 euros (7.000 yuans) para salvar la vida de 100 perros destinados ser sacrificados, cocinados y comidos en la ciudad china de Yulin, según una agencia local.

Xiaoyun, de 65 años, viajó desde Tianjin, a 1.600 kilómetros de Yulin, para impedir que estos perros fueran devorados. Ella misma se encargará de encontrar una casa a los animales salvados.

Yulin acoge, cada solsticio de verano, una celebración en la que es tradición el consumo de carne de perro. Las autoridades locales niegan que haya ningún tipo de actividad organizada en este sentido, aunquie admite que es tradición entre los vecinos, que consumen la carne de perro con lichis. Los vecinos, por su lado, dicen que los perros son tratados dignamente.

El consumo de carne canina no está penado en China, aunque es residual y se circunscribe a zonas muy concretas del país. Cada año, en Yulin se dan cita activistas que protestan contra el consumo de perro.