Sunita Williams se ha convertido en la mujer que más tiempo seguido ha estado en el espacio, al completar este domingo 188 días y cuatro horas, una experiencia que se le terminará el jueves, cuando aterrizará el transbordador "Atlantis", según confirmó este domingo la NASA.

La astronauta ha completado 188 días y cuatro horas.

A las 05.47 GMT, la estadounidense Williams, de 41 años, pasó en la Estación Espacial Internacional (EEI) la marca establecida por Shannon Lucid en 1996 durante una misión a la Estación Espacial rusa Mir.

Además, este domingo se cumplen 44 años del despegue del cohete ruso que hizo de Valentina Tereshkova la primera mujer astronauta.

Muy ocupada

En una rueda de prensa con los otros nueve tripulantes de la Estación y del Atlantis, Williams dijo haber estado muy ocupada para celebrarlo.

"Muchas otras mujeres probablemente superarán este récord en el futuro", dijo Williams, con su abundante cabello negro levantado por la falta de gravedad.

Muchas otras mujeres probablemente superarán este récord en el futuro".

Williams, una piloto de la Marina de EEUU que luchó en la primera guerra del Golfo, en 1991, ha vivido en la EEI desde diciembre de 2006 junto con los cosmonautas rusos Fyodor Yurchikhin y Oleg Kotov.

También detenta el récord de caminatas realizadas por una mujer, al haber pasado en el vacío 29 horas y 17 minutos en cuatro salidas por la escotilla de despresurización.

Llegar a tierra

No obstante, Williams afirmó que "he pasado algún tiempo más de lo normal mirando por la ventanilla y he sentido de nuevo un deseo irresistible de querer aterrizar", escribió la astronauta en su última anotación en su diario orbital.

La astronauta volverá a Estados Unidos en el "Atlantis", que está previsto que abandone la Estación Espacial el próximo martes y llegue a Tierra el jueves.

Este domingo el centro de control en Houston dio el visto bueno al regreso del transbordador, después de determinar que las reparaciones realizadas el sábado en su escudo aislante garantizan su seguridad.

La misión se ha visto amenazada por numerosos problemas, pero este domingo el agua volvió a su cauce.

El centro de control en Moscú y los dos cosmonautas rusos de la Estación pasaron el día reiniciando los sistemas informáticos, después de que ayer lograran que los ordenadores funcionaran de nuevo, al hacer un puente con un cable para reabastecerlos de energía, que bloqueaba un interruptor estropeado.