Lotty Rosenfeld
Lotty Rosenfeld, delante de una foto de su obra, que ya fue realizada en 1979 como protesta contra el régimen de Pinochet. EFE

Los empleados de los servicios de limpieza de la ciudad de Kassel destruyeron la obra de arte Una milla de cruces sobre el pavimento, de la artista chilena Lotty Rosenfeld, poco antes de la apertura al gran público de la Documenta, según informó este viernes la cadena de televisión pública alemana ARD.

Los empleados de los servicios de limpieza de Kassel no se dieron cuenta que esas cruces blancas era una obra de arte,

La artista chilena había pegado unas cintas adhesivas blancas perpendicularmente sobre la línea discontinua que separa los carriles de una de las calles de Kassel, en el centro de Alemania, con lo que al final se formaban una serie de cruces blancas.

Una protesta contra Pinochet

Rosenfeld ya protagonizó una acción similar en 1979 como protesta contra la dictadura de Augusto Pinochet.

Los empleados de los servicios de limpieza de Kassel no se dieron cuenta que esas cruces blancas era una obra de arte, así que arrancaron las cintas adhesivas blancas del asfalto, destrozando la instalación de la artista chilena, según se ve en el reportaje de la ARD.

"Horrorizada" por lo ocurrido

"Pensé que mi obra en la Documenta iba a durar dos semanas", dijo la artista chilena, quien aseguró que estaba "horrorizada" por lo ocurrido.

La Documenta, que se celebrará del 16 de junio al 23 de septiembre en Kassel, incluye a 113 artistas y más de 500 obras

Rosenfeld explicó en declaraciones a la ARD que "Una milla de cruces sobre el pavimento" es una obra de arte "bonita, limpia, precisa, minimalista y que no hace daño a nadie".

La Documenta, que se celebrará del 16 de junio al 23 de septiembre en Kassel, incluye a 113 artistas y más de 500 obras, seleccionadas por su director Roger M. Buergel y su comisaria -y compañera- Ruth Noack.

La Documenta, que llega así a su duodécima edición, está considerada la mayor muestra mundial de arte contemporáneo. La edición anterior de la Documenta de Kassel, en 2002, tuvo unos 650.000 visitantes.