«Los idiomas sirven para algo más que dar clases»
Nació en Mislata hace 45 años.
La Facultad de Filología de la Universitat de València tiene desde esta semana nuevos apellidos: Traducción y Comunicación. La llegada de nuevas carreras ha cambiado su estructura, y tanto profesores como alumnos pedían una puesta al día también en el letrero del edificio.

¿A qué se debe el cambio de denominación oficial?


A que antes sólo había carreras de Filología y desde hace unos años tenemos Comunicación Audiovisual, Periodismo y Traducción e Interpretación. Es para dar visibilidad a estas carreras y que se sientan representadas.

¿Lo había pedido alguien?

Surgió a iniciativa del equipo directivo anterior y también había peticiones de profesores y alumnos.

¿Qué titulaciones imparten a día de hoy?

Las tres mencionadas y siete filologías (hispánica, catalana, inglesa, alemana...).

¿Tienen especial demanda en alguna de ellas?

Sí, de Periodismo y Comunicación Audiovisual. Las notas de corte de ambas son todos los años muy altas. En el primer caso hemos llegado a ser la titulación que más nota exigía de la Comunitat (llegó al 8,34).

¿No han pensado en ampliar plazas?

No es fácil, porque van a cambiar todos los planes de estudios. De cara a los próximos años habrá que plantearse cuántas hacen falta, no sólo por la demanda de los alumnos, sino por su futura inserción laboral.

¿Dónde es más complicada?

En las filologías estamos luchando para diversificar la salida más común, que es la enseñanza, hacia editoriales, corrección, bibliotecas, mediadores lingüísticos...

¿Cuántos alumnos tienen?

Casi 4.000, contando los erasmus (aquí es donde más hay).

Bio

Nació en Mislata hace 45 años. Es profesora de Filología Inglesa en la Universitat y decana desde hace año y medio.